USS Jarvis (DD-38) con arco dañado

USS Jarvis (DD-38) con arco dañado



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Destructores estadounidenses: una historia ilustrada del diseño, Norman Friedmann. La historia estándar del desarrollo de los destructores estadounidenses, desde los primeros destructores de torpederos hasta la flota de posguerra, y que abarca las clases masivas de destructores construidos para las dos guerras mundiales. Brinda al lector una buena comprensión de los debates que rodearon a cada clase de destructor y llevaron a sus características individuales.


Archivo de la etiqueta: uss jarvis

USS Quincy bajo ataque frente a la isla de Savo

[Nota: Actualizado el 15 de agosto de 2020 con respecto al relato erróneo del contralmirante Samuel Elliot Morrison sobre los Aviones Scout Australianos que se repitió en cada historia estadounidense de la batalla hasta que fue refutado por la División Histórica de la Marina de los EE. UU. En 2014.]


Amigos del mundo del Padre Steve,

Esta noche volveré a mi bóveda de la Segunda Guerra Mundial y volveré a publicar un artículo anterior sobre la batalla de la isla de Savo frente a Guadalcanal. Fue la derrota más desigual en la historia naval estadounidense moderna. Sucedió hace mucho tiempo y en una época en la que la Armada de los Estados Unidos no ha perdido un barco en combate, aparte de las minas desde el 6 de agosto de 1945.

Desde la última parte de la Guerra Fría, cuando la Armada Roja soviética bajo el mando del almirante Sergey Gorshkov comenzó a convertirse en una verdadera amenaza. De hecho, se convirtió en una amenaza para nuestros planes de defender Europa Occidental a través de su fuerza submarina, su creciente fuerza de superficie y su integración con los bombarderos Tu-16 Badger y Tu-22 Backfire de la aviación naval soviética armados con aire convencional o nuclear para enviar misiles de crucero. , o Tu-16 equipados para misiones EW, ASW o de reconocimiento. Un posible escenario se desarrolló en el thriller de la Guerra Fría de Tom Clancy, "Red Storm Rising". En un ataque exitoso de Badgers and Backfires, el USS Nimitz sufrió graves daños y quedó fuera de combate por dos impactos de misiles, el portaaviones francés Foch fue hundido por múltiples impactos, el USS Saipan LHA-2 con más de 2500 infantes de marina y marineros embarcados fue volado y se hundió con sólo 200 supervivientes, además el USS Ticonderoga CG-47 sufrió graves daños y quedó fuera de combate. Los soviéticos utilizaron el engaño y un ataque de saturación con misiles antibuque que abrumaron nuestras defensas. Yo era un oficial del ejército sirviendo en Alemania cuando se publicó el libro y fue aterrador, porque aunque los Estados Unidos y nuestros aliados de la OTAN prevalecieron, fue un gran costo, y si hubiera ocurrido, mi unidad probablemente habría sido destrozada en pedazos. la batalla por Alemania.

Sin embargo, desde el final de la Guerra Fría nos volvimos perezosos, con la caída de la Unión Soviética redujimos el tamaño de nuestra flota en cantidades masivas y luego nos involucramos en una serie de pequeñas guerras que desgastaron barcos y aviones más rápido de lo programado. , y resultó en el desmantelamiento temprano de 30 barcos y la reducción de 30.000 marineros para financiar la guerra en Irak. Estas guerras provocaron una escasez de fondos adicional, que se agravó mucho con el cierre republicano del Congreso, que resultó en un gran secuestro de gastos que afectó a todas las agencias gubernamentales.

Esto incluyó un ejército que todavía estaba en guerra y una enorme acumulación de mantenimiento y reemplazo de barcos. Esto se vio agravado por los costosos “destructores” de la Clase Zumwalt que se convirtieron en tan solo tres de los doce que fueron construidos, y ahora la Armada está tratando de encontrar una misión para ellos. Del mismo modo, el programa Littoral Combat Ship o LCS se promovió como un "luchador callejero" económico y versátil, fuertemente armado. Desafortunadamente, llegó enormemente por encima del presupuesto, sin armas, incapaz de operar con los Grupos de ataque de portaaviones o Grupos de ataque expedicionario o de protegerlos, y estuvo plagado de numerosas fallas de mantenimiento, a menudo vergonzosas. Al igual que los Zumwalt, la Marina está tratando de averiguar qué se les debe. Los portaaviones USS Gerald Ford Class, los reemplazos diseñados para la Clase Nimitz, son tan caros y están plagados de problemas continuos de sus sistemas nuevos e innovadores que son tan malos que la Marina está cuestionando abiertamente si se puede construir lo suficiente para reemplazar los Buques Clase Nimitz. El Ford, aunque se puso en servicio en 2018, no se ha desplegado y probablemente no se desplegará hasta 2022.

Parece que nosotrosOlvidó recordar que si estalla una guerra con un competidor cercano, como los comunistas chinos o los rusos en bebederos donde pueden ganar superioridad local, o incluso potencias regionales como Irán, que podrían usar medios asimétricos de grandes cantidades de pequeños misiles. equipó barcos y botes de ataque, submarinos costeros y misiles antibuque terrestres en "ataques de enjambre" para abrumar a los barcos estadounidenses tecnológicamente superiores en aguas confinadas. Estuvimos a punto de perder barcos importantes, el crucero USS Princeton y el portaaviones USS Tripoli, a minas amarradas muy primitivas durante la Primera Guerra del Golfo, el USS Ruben James a una mina durante las guerras de los petroleros y el USS Stark, que fue alcanzado por Misiles antibuque iraquíes Exocet en 1987. Asimismo, hemos estado cerca de perder los destructores de misiles guiados USS Cole (ataque terrorista), USS John S. McCain y USS Fitzgerald (colisiones evitables con buques mercantes), y finalmente, y quizás el más inquietante, el incendio a bordo del USS Bonhomme Richard el mes pasado fue tan catastrófico que es muy probable que el barco alguna vez sea reparado para cumplir con los requisitos de la misión anterior, y sus costos de reemplazo serán más de lo que podemos pagar.

No entraré en la destrucción de las relaciones que la administración Trump ha causado con la nación de cuyas armadas dependemos para ayudarnos a mantener las operaciones en el extranjero en Europa y el Pacífico, ni en la escasez de instalaciones de construcción, reparación y dique seco de barcos. en los Estados Unidos necesitaba producir y reparar buques de guerra en paz y, lo que es más importante, en la guerra.

Hemos tenido suerte. Hoy no tendremos tanta suerte en un tiroteo real en vivo. Los barcos se perderán, dañarán y los marineros morirán. Para agravar el problema de los Estados Unidos es que años de enfoque en Irak y Afganistán, experimentos fallidos con la reducción del tamaño de la tripulación (smart-ship), reducciones en el número de barcos y marineros para satisfacer las necesidades presupuestarias de la invasión innecesaria de Irak, y el el estrés puesto en los barcos y aviones restantes nos ha desgastado. Las tasas de preparación permanecen bajas y ya no tenemos las instalaciones de reparación y construcción naval para reemplazar las pérdidas y reparar los barcos dañados, especialmente en una guerra con China. Actualmente no hay respuestas a esto.

Es por eso que en lugar de comentar las noticias de hoy escribo sobre la peor derrota sufrida por la Marina de los Estados Unidos en la era moderna, que etiqueto desde la Segunda Guerra Mundial hasta el presente, y espero, tal vez más allá de la esperanza, que no vuelva a suceder, pero mi suposición es que esas posibilidades son 50/50, pero que solo hay un diez por ciento de posibilidades de que eso suceda.

Después de la isla Savo, la Marina de los EE. UU. Continuó perdiendo portaaviones, cruceros y destructores a un ritmo alarmante, pero los recursos de la nación se habían movilizado por completo para reemplazar las pérdidas por diez, reparar los barcos dañados y devolverlos a la acción. Eso no podría suceder hoy.

Lamentablemente, creo que mi introducción a este artículo puede ser más larga que el artículo en sí. Pero tales son los peligros a los que nos enfrentamos hoy.

El 8 de agosto de 1942, la Fuerza de Tarea de los Estados Unidos que apoyaba la invasión de Guadalcanal estaba cansada. Las tripulaciones de los barcos habían estado en continuas operaciones de combate llevando a cabo misiones navales de apoyo de fuego, defendiéndose de numerosos ataques aéreos japoneses y protegiéndose contra ataques submarinos durante dos días. La fuerza comandada por Almirante Richmond K. Turner seguía descargando materiales, equipos y suministros necesarios para los hombres de la 1ª División de Infantería de Marina que habían desembarcado en la mañana del día 7.

En la tarde del octavo Turner fue informado por Almirante Frank "Jack" Fletcherque estaba sacando de la acción a su grupo de trabajo de portaaviones. Fletcher alegó que no tenía suficientes aviones de combate (79 restantes de un 98 original) y tan bajo en combustible. Los transportistas solo habían estado en acción 36 horas y las razones de Fletcher para retirarse eran endebles. Fletcher se retiró y dejó a Turner y sus comandantes subordinados la responsabilidad de permanecer en el área sin apoyo aéreo con los transportes aún descargados y llenos de suministros y equipo que tanto se necesitaban.

Almirante Gunichi Mikawa

A medida que se desarrollaba el drama estadounidense, los japoneses colocaron sus fuerzas en posición para atacar a los estadounidenses. Almirante Gunichi MikawaEl comandante de la 8a Flota y la Fuerza de los Mares del Sur Exterior con base en Rabaul New Britain reunió rápidamente una fuerza de 6 cruceros pesados, la Clase Atago de 14.000 toneladas Chokai, y los cuatro barcos más pequeños de la Clase Kako, el Aoba, Kako, Kinugasa y Furutaka, los cruceros ligeros Yubariy Tenryu y el destructor Yunagi. Mikawa izó su bandera a bordo del Chokai y la fuerza aceleró por "la ranura" que recorría la longitud de la cadena de Salomón al mediodía del séptimo día.

Los estadounidenses habían advertido de su llegada. El primer avistamiento fue por B-17 antes de que las fuerzas japonesas llegaran a Rabaul. El segundo fue el anciano submarino de la Marina de los EE. UU. Vuela-Salto-38 a las 2000 del día 7, cuando estaban a 550 millas de distancia, no lejos de Rabaul. Este informe se descartó porque no sería inusual encontrar varias unidades de la flota navegando cerca de una base naval importante y el cuartel general de la flota. Lo último que debería haber alertado a los aliados fue un avistamiento de un avión de patrulla de la Real Fuerza Aérea Australiana en la mañana del día 8. La tripulación hizo numerosos intentos de informar de esto, pero la historia común, que comenzó con Samuel Elliott Morrison relato de la batalla en su volumen 15 Historia de las operaciones de la Armada de los EE. UU. En la Segunda Guerra Mundial dijo falsamente que la tripulación de vuelo australiana no hizo ningún esfuerzo por reportar la información y voló de regreso a su base, y tomó té. Los historiadores navales estadounidenses que escriben sobre la batalla han informado de esto como un hecho desde entonces, incluyéndome a mí en versiones anteriores de este artículo, que corrigí en este artículo hoy (15/8/2020). La tripulación intentó informarlo, y su informe incluso fue interceptado e informado por los japoneses. Sin saber si se había recibido su informe, regresaron pronto a la base e hicieron su informe en persona al oficial de inteligencia. Esto se informó por primera vez en 2013, y en 2014, el Jefe del Departamento de Historia de la Marina de los EE. UU. Colaboró ​​con la cuenta del único sobreviviente de esa tripulación. Ojalá los futuros historiadores de la batalla hagan lo mismo. Dicho esto, no se transmitió información al almirante Turner en Guadalcanal.

El caso es que las fuerzas aliadas habían avisado y optaron por minimizar la amenaza. Sus acciones en las siguientes horas mostraron una extrema complacencia y fallas para tomar un papel más activo en la prevención de posibles japoneses. Todos los cruceros estadounidenses y australianos tenían hidroaviones que podrían haberse desplegado a pesar de la falta de experiencia en operaciones nocturnas, como lo hicieron los japoneses.

USS Astoria el 8 de agosto frente a Guadalcanal y USS Chicago (abajo)

Disposiciones aliadas

Durante las primeras horas de la noche, Turner llamó a Crutchley a su nave insignia para consultas sobre qué hacer con respecto al retiro de Fletcher. Crutchley se acercó en su buque insignia, el Australia, desnudando a la fuerza sur de su comandante, así como a uno de sus tres cruceros pesados. Dejó al comandante en jefe de Chicago Capitán Howard D. Bode en el mando táctico, pero Bode no hizo que su barco tomara la posición de liderazgo en la patrulla, asumiendo que Crutchley regresaría antes de la medianoche.

USS Vincennes (arriba) y USS Quincy (abajo)

HMAS Canberra

Mikawa lanzó hidroaviones para explorar la ubicación de los barcos estadounidenses y proporcionar iluminación una vez que comenzara la batalla. Algunos de estos aviones fueron vistos, pero no se tomaron medidas de alerta, ya que muchos asumieron que los japoneses eran aviones amigos. Muchos oficiales al mando estaban durmiendo o descansando lejos del puente de sus barcos, los vigías estaban cansados ​​y no esperaban a los japoneses y se estableció la Condición Dos para brindarles a algunas de las tripulaciones cansadas la oportunidad de descansar.

El crucero ligero Yubari ilumina los cruceros estadounidenses en la isla de Savo

El almirante Mikawa conoció ahora la disposición aliada y ordenó a sus barcos que se dirigieran a las estaciones de batalla a las 0045. A las 004 avistó y pasó por la popa del USS Blue el piquete sur que tampoco pudo detectar la fuerza japonesa. Mikawa asumió que el destructor podría haber informado de su presencia, giró brevemente hacia el norte pero volvió a su rumbo original cuando un vigía supuestamente vio un destructor en su noreste. Dio la orden de atacar en 0132 y rápidamente vio al destructor estadounidense USS Jarvis, que había sido gravemente dañado y sin comunicaciones de radio, se dirigía a Australia para su reparación y la pasó después de que algunos barcos dispararon torpedos y corrieron hacia la fuerza del sur a 26 nudos. Con la fuerza del sur a solo unas millas de distancia, Mikawa ordenó a sus barcos que comenzaran a disparar al 0136 y al 0138 se habían lanzado torpedos.

Los vigías de Mikawa vieron al grupo del norte en 0144 y cambiaron de rumbo. La maniobra fue mal ejecutada y dejó a los japoneses en dos columnas mientras se acercaban rápidamente a los estadounidenses. El buque insignia de Mikawa, Chokai, lanzó torpedos en 0148 y el Astoria, el crucero más cercano a los japoneses, fijó el cuartel general en 0145 y a las 0150 los japoneses la iluminaron con reflectores y abrieron fuego. Astoria, bajo la dirección de su oficial de artillería, respondió al fuego en 0152 ½ justo antes de que su Capitán llegara al puente sin darse cuenta de la situación. Ordenó un alto el fuego hasta que pudiera determinar a quién estaba disparando, asumiendo que los japoneses eran barcos amigos. Se retrasó 2 minutos y ordenó que comenzaran los incendios a las 0154, pero el retraso fue fatal. Astoria había abierto fuego contra el Chokai, que luego tuvo tiempo de alcanzar el alcance del crucero estadounidense y lo golpeó con una salva de 8 ”que provocó incendios que proporcionaron a los otros barcos japoneses un punto de mira.

Representación de un artista japonés del ataque a cruceros de la Armada de los EE. UU. En la isla de Savo

Astoria se quemó y sufrió graves daños que apenas mantenían el avance, pero intentó luchar para anotar un golpe en la torreta delantera de Chokai incluso cuando los japoneses se abrieron en el siguiente crucero en línea, el USS Quincy. Quincy atrapado entre las dos columnas japonesas. Aoba la iluminó con su reflector y las fuerzas japonesas abrieron fuego. El oficial de artillería ordenó a Quincy que devolviera el fuego y desconectó dos salvas antes de que su capitán, el capitán Samuel Moore, llegara al puente, ordenó brevemente un alto el fuego asumiendo que estaba disparando contra estadounidenses y encendió las luces de marcha. Quincy fue desgarrado por salva tras salva que mató al Capitán Moore y a casi todos en la cabina del piloto justo cuando un torpedo estalló en sus espacios de ingeniería convirtiéndolos en una trampa mortal sellada que obligó al ingeniero a apagar los motores. Ardiendo como una vela romana Quincy estaba condenada, se ordenó que la abandonaran, se volcó y se hundió a las 0235. Sin embargo, Quincy no murió en vano, a las 0205 dos de sus proyectiles de 8 pulgadas golpearon a Chokai causando suficiente daño en la sala de cartas del Almirante como para que Mikawa ordenara una retirada. a las 0220 que salvó a los ahora indefensos transportes estadounidenses.

Vincennes, el barco líder y el buque insignia fue el siguiente en la línea de la muerte. La orden del capitán Reifkohl General Quarters sonó poco después de que los japoneses iluminaran al grupo del sur. A las 01.50 Vincennes fue iluminado por los reflectores de tres barcos japoneses que abrieron fuego contra ella. Vincennes devolvió el fuego al 0153 golpeando a Kinugasa antes de que ella fuera alcanzada iniciando incendios en sus aviones de exploración montados en sus catapultas. Los japoneses mutilaron a Vincennes, tres posiblemente cuatro torpedos la atravesaron cuando los proyectiles dejaron cada arma fuera de combate. A las 02.15 los japoneses la dejaron ardiendo y hundiéndose y pronto se retiraron de la acción. Ordenó abandonada y se hundió a las 02.50.

HMAS Canberra siendo evacuado por Patterson y Blue

Canberra luchó contra todo pronóstico, pero fue abandonada y fue enviada al fondo por un torpedo estadounidense a las 0800. Astoria también luchó por su vida, pero el daño fue demasiado grande y fue abandonada hundiéndose a las 1215. Mikawa retiró el sonido pero a su regreso el El crucero pesado Kako a 70 millas de su casa fue hundido por torpedos del submarino estadounidense S-44 que se hundió en 5 minutos.

Los estadounidenses y australianos perdieron 4 cruceros pesados ​​hundidos y uno muy dañado. También resultaron dañados dos destructores. Las bajas fueron numerosas Quincy perdió 389 hombres muertos, Vincennes, 342, Astoria, 235, Canberra, 85, Ralph Talbot, 14, Patterson, 10 y Chicago, 2.

Fue un desastre absoluto, una fuerza aliada destruida en menos de 30 minutos. Se llevaron a cabo juntas de investigación y el capitán Bode, al enterarse de que tenía muchas culpas, se suicidó en 1943.

El almirante Turner hizo una evaluación honesta de la derrota:

“La Marina todavía estaba obsesionada con un fuerte sentimiento de superioridad técnica y mental sobre el enemigo. A pesar de la amplia evidencia sobre las capacidades enemigas, la mayoría de nuestros oficiales y hombres despreciaban al enemigo y se sentían vencedores seguros en todos los encuentros bajo cualquier circunstancia. El resultado neto de todo esto fue un letargo mental fatal que indujo una confianza sin preparación y una aceptación rutinaria de normas de conducta obsoletas en tiempos de paz. Creo que este factor psicológico, como causa de nuestra derrota, fue incluso más importante que el elemento sorpresa & # 8221

Naufragios del USS Quincy, Astoria, Vincennes y HMAS Canberra

Fue un rudo despertar para una Armada que había creído que los avances técnicos le darían la victoria y que, en palabras de Almirante Ernest Kingaún no estaba "Con mentalidad suficiente para la batalla".Fue la primera de muchas batallas igualmente sangrientas en las aguas alrededor de Guadalcanal que en la próxima campaña se conoció como Sonido Ironbottom.

Compartir este:

Como esto:


USS Jarvis (DD-38) con arco dañado - Historia

Marineros de lata
Historia del destructor

El DD-393 fue el segundo buque nombrado por el guardiamarina James C. Jarvis. El guardiamarina, de apenas trece años de edad, recibió el mando del techo principal del USS CONSTELLATION durante su acción con la fragata francesa LA VENGEANCE. Cuando se le advirtió que el mástil principal podría caer debido a daños, Jarvis se negó a dejar su puesto. Fue arrojado por un costado, enredado en un aparejo, momentos después.

El USS JARVIS sirvió con la flota del Pacífico en los años previos a la Segunda Guerra Mundial, participando en maniobras de flota tanto en el Pacífico, frente a Panamá y en el Caribe. Durante el ataque japonés a la flota del Pacífico, JARVIS fue uno de los primeros en levantar vapor y despejar el puerto. Sus artilleros iban a reclamar cuatro aviones.

El DD-393 fue transferido al suroeste del Pacífico justo a tiempo para los desembarcos de Guadalcanal. JARVIS proporcionó apoyo con disparos y patrulló la cabeza de playa. El 8 de agosto de 1942, los japoneses realizaron un ataque aéreo masivo contra los barcos agrupados alrededor de la isla. El valiente destructor se colocó entre los torpederos atacantes y el USS VINCENNES (CA-44). Cuando su fuego mortal hizo estallar el avión en el cielo, el piloto japonés pudo lanzar su pez de hojalata. JARVIS fue alcanzado en la sala de incendios. Ella estaba muerta en el agua. Remolcado a aguas poco profundas por el USS DEWEY (DD-349), parecía probable que JARVIS sobreviviera.

El patrón de JARVIS, LCDR W.W. Graham, decidió navegar a Sidney, Australia, donde estaban disponibles los servicios del destructor USS DOBBIN (AD-3). El destructor partió de Guadalcanal esa noche. Desafortunadamente, la batalla de la isla de Savo se estaba desarrollando en la zona. A la mañana siguiente, aviones estadounidenses avistaron a JARVIS, arrastrando petróleo y descendiendo por la proa, moviéndose lentamente hacia el oeste.

Fuentes japonesas, ubicadas después de la guerra, confirmaron lo que sucedió a continuación. Los aviones japoneses confundieron a JARVIS con un crucero dañado, que intentaba escapar del "Sonido del Fondo de Hierro" después de la desastrosa batalla de la isla de Savo. Treinta y un aviones fueron enviados desde la base de Rabaul para atacar al destructor herido. Ella no era rival para su fuerza. JARVIS se partió por la mitad y se hundió con todas las manos.


Ahoy - Registro web de Mac

Un primo estaba en el Jarvis (DD-393). Parece que a mi familia le han contado varias historias diferentes sobre el lugar donde murió. He estado investigando para aclarar la historia. Sé que se hundió en el USS Jarvis.

La imagen del Jarvis en el libro de Payne significa mucho porque habría sido la última fotografía tomada, poco antes de que se hundiera.

Yo, como otros antes que yo, agradecería mucho una copia de esa imagen. Como parece que es la única persona que conozco actualmente que tiene acceso a la imagen, ¿podría enviarme una copia? Si no se puede enviar una copia por correo electrónico, avísenos y le daré la dirección. Mi más sincero agradecimiento para ti.

Estaré encantado de escanear una copia del libro de Payne para usted.

Mientras tanto, aquí hay una foto del barco que quizás no tenga, además de un sitio donde puede encontrar más imágenes de ella.

Aquí está el escaneo del USS Jarvis, más un párrafo sobre su desaparición de mi informe sobre HMAS Canberra estar hundido.

EL CLIMA
La isla de Savo estaba cubierta de lluvia, la niebla flotaba en el aire, no había luna. Un ligero N.E. el viento movió las nubes bajas, los truenos recorrieron el cielo. Recuerdo particularmente la fosforescencia de la estela del barco y la de nuestras 2 escoltas de destructores. A la 0100, CANBERRA y CHICAG0 (luego en el extremo del transporte de nuestra patrulla) alteraron el rumbo 1800 a estribor a un rumbo de 310 grados.

Aproximadamente en este momento escuchamos motores de aviones en el aire, el teniente comandante Wight informó este hecho al capitán. (Los japoneses habían catapultado 2 hidroaviones desde 2 de sus cruceros, su tarea era reconocer los anclajes e iluminar los transportes en el momento adecuado). RALPH TALBOT en el lado mar adentro de Savo en realidad informó haber avistado un avión antes de las 24:00, informó T.B.S. (conversación entre barcos), CANBERRA no estaba equipado con T.B.S. y por lo tanto no recibió este informe.

Justo antes de la 0100. Mikawa en CHOKAI, al frente de la columna japonesa de 7 cruceros y 1 destructor, navegaba en un rumbo de 120 grados a 26 nudos. Se dirigía hacia el centro de la brecha de 7 millas que separaba la isla Savo de Guadalcanal. CHOKAI avistó a BLUE en su proa de estribor, a una distancia de aproximadamente 5 millas. Mikawa redujo la velocidad y mantuvo su fuego - AZUL continuó cerrando su fuerza.

Pero después de unos minutos más, AZUL cambió de rumbo, Mikawa respiró de nuevo. Toda la columna japonesa pasó muy cerca de BLUE, pero no fue detectada ni visualmente ni captada por el radar de BLUE. El destructor estadounidense JARVIS, que había sido dañado anteriormente durante uno de los ataques aéreos, estaba solo, cojeando a 10 nudos en su camino a Australia para reparaciones. Estaba al sur de la isla Savo en 0134, cuando fue vista desde CHOKAI 1,5 millas en su proa de babor.

Una vez más, la fuerza japonesa mantuvo su fuego y pasó navegando. ¡JARVIS no vio nada! JARVIS fue hundido por un gran grupo de aviones japoneses la tarde siguiente (9 de agosto) y se perdió con todas las manos. Para Mikawa, la puerta estaba abierta y su flota navegó. A la 01:30 a una distancia de 6 millas, los japoneses avistaron CANBERRA y CHICAGO. En CANBERRA nos acercábamos al final de nuestra patrulla en la isla Savo; era muy consciente del hecho de que tenía que llamar al Navigator al 0145. Quería fijar nuestra posición antes del cambio de rumbo programado a las 0200.

Acababa de comprobar el reloj de la mesa de cartas. Era 0143 (esta vez todavía está grabada en mi memoria). Se agolparon varios incidentes: una explosión casi al norte, el oficial de control principal llamó al capitán. El puesto de vigilancia del puerto informó que había un barco adelante, pero ni el P.C.O. , ni el Yeoman of Signals ni yo podíamos discernir nada. PATTERSON en nuestra proa de babor nos hizo una señal mediante un tubo intermitente. Las alarmas de acción sonaron y asumimos el primer grado de preparación.

Este sitio fue creado como un recurso para uso educativo y la promoción de la conciencia histórica. Todos los derechos de publicidad de las personas nombradas en este documento están expresamente reservados y deben respetarse de acuerdo con la reverencia en la que se estableció este sitio conmemorativo.


Colisiones anteriores que involucraron a buques de la Armada de los EE. UU.

Diez marineros de la Armada estaban desaparecidos y cinco resultaron heridos el lunes después de que un destructor estadounidense chocara con un petrolero frente a las costas de Singapur.

Las colisiones marítimas que involucran a dos barcos se consideran raras, pero esta fue la segunda colisión que involucra a un destructor naval estadounidense desde junio.

Aquí hay un puñado de otras colisiones recientes que involucraron a embarcaciones de la Armada de los Estados Unidos en el mar, varias de las cuales incluyeron muertes.

17 de junio de 2017: Siete marineros murieron cuando el Fitzgerald, un destructor, fue atacado por un buque de carga registrado en Filipinas, a unas 60 millas de la costa de Japón. Un informe de la Marina publicado en agosto encontró que dentro de los 90 segundos de la colisión, el agua de mar comenzó a correr a través de un enorme agujero en el casco de estribor, llenando las literas en las que los marineros habían estado durmiendo. En respuesta a los hallazgos del informe, que culpaba a la tripulación del barco, la Marina relevó a dos oficiales superiores.

9 de mayo de 2017: Un barco de pesca surcoreano de 60 a 70 pies chocó con el Lago Champlain, un crucero de misiles guiados, en su lado de babor mientras el crucero realizaba operaciones de rutina en aguas internacionales. Nadie salió herido. Los miembros de la tripulación del barco pesquero dijeron más tarde que el barco pesquero no tenía radio, por lo que no escucharon las llamadas de la Marina, dijo un funcionario de la Marina en ese momento.

19 de agosto de 2016: los Luisiana, un submarino nuclear de misiles balísticos, y el Eagleview, un buque de apoyo del Comando de Transporte Marítimo Militar, chocó mientras realizaba operaciones de rutina en el Estrecho de Juan de Fuca frente a las costas del estado de Washington. Hubo daños en los cascos tanto del Eagleview como del Louisiana. Nadie salió herido.

20 de noviembre de 2014: los Amelia Earhart y el Walter S. Diehl chocó durante un intercambio de mercancías en el Golfo de Adén. Ambos barcos reabastecen a los buques de guerra de la Armada para la Quinta Flota de los Estados Unidos, que tiene su base en Manama, Bahrein. Nadie salió herido. El accidente ocurrió durante una maniobra complicada utilizada por la Armada de los Estados Unidos y los barcos aliados en la que se acercan a 150 pies entre sí para ser reabastecidos con combustible y alimentos sin entrar en un puerto, según el sitio web de la Armada.

22 de julio de 2004: los John F. Kennedy, un portaaviones y un dhow, un pequeño velero árabe tradicional, chocaron en el Golfo Pérsico. El dhow se hundió inmediatamente y se cree que todos los que estaban a bordo murieron. Todavía no está claro cuántas personas había en él, pero los dhows, que se utilizan principalmente para el transporte y la pesca, generalmente pueden transportar hasta 15 personas.

El Kennedy, que se dedicaba a operaciones aéreas nocturnas en ese momento, había hecho un giro brusco para evitar la pequeña embarcación. El portaaviones resultó ileso del impacto en su casco de estribor, su tripulación y aviones fueron contabilizados, pero dos aviones de combate en la cubierta resultaron dañados cuando el barco giró. La Marina relevó a Stephen G. Squires, el comandante del Kennedy, después del episodio.

"Hay muchas razones para creer que la colisión fue un accidente, pero hay implicaciones de protección de la fuerza porque los buques de guerra hacen todo lo posible por mantenerse alejados de las pequeñas embarcaciones desconocidas, que podrían representar una amenaza terrorista", dijo un portavoz de la Marina en ese momento.

El Kennedy estuvo involucrado en un accidente mortal anterior, el 22 de noviembre de 1975, cuando un crucero estadounidense de misiles guiados, el Belknap, chocó con el portaaviones en el mar Mediterráneo frente a las costas de Sicilia, destruyendo el crucero. Se produjo un incendio a pocos metros del almacén de armas nucleares del barco, donde se guardaban los misiles tierra-aire Terrier de punta nuclear. Los equipos pudieron finalmente extinguir el incendio, aunque se quemó durante unas 20 horas. Siete marineros murieron en el Belknap y uno en el Kennedy. Decenas de personas resultaron heridas.

Al año siguiente, el 14 de septiembre, el Bordelon, un destructor estadounidense que era uno de los barcos que había acudido al rescate en la colisión de Belknap, chocó con el Kennedy mientras repostaba junto al crucero. Partes del Bordelon resultaron dañadas, incluida la proa de babor y el mástil principal, que cayeron, hiriendo a algunos a bordo. El Bordelon fue dado de baja como resultado.

9 de febrero de 2001: los Greeneville, un submarino de ataque rápido clase Los Ángeles, chocó con un barco pesquero japonés, el Ehime Maru, frente a la costa de Oahu, Hawaii. El submarino, que estaba realizando una maniobra de salida rápida a la superficie cuando ocurrió el accidente, tenía invitados civiles a bordo, lo que se convirtió en una preocupación central para los investigadores. Los problemas mecánicos y los errores humanos también se consideraron factores del accidente.

Nueve pasajeros del Ehime Maru murieron, incluidos cuatro estudiantes de secundaria.

La Marina abrió una investigación a gran escala en la que el capitán del submarino, el comandante Scott Waddle, se enfrentó a la Junta de Investigación Naval. En última instancia, no fue sometido a un consejo de guerra, pero su carrera en la Marina terminó como resultado de la colisión.

La Marina indemnizó al gobierno de la prefectura de Ehime, a los supervivientes y a las familias de las víctimas. Y el presidente George W. Bush se disculpó por el accidente en la televisión nacional.

13 de julio de 2000: los Denver, un muelle de transporte anfibio, y el Yukon, un engrasador de reabastecimiento, chocó durante un ejercicio de reabastecimiento de combustible al oeste de Hawai. Ambos barcos sufrieron daños importantes. Una investigación encontró que "un error humano causó esta colisión", con el Denver culpable. No se reportaron heridos.

14 de junio de 1989: los Houston, un submarino de ataque, que apareció en la película de 1990 "The Hunt for Red October", se enganchó en un cable de remolque del remolcador comercial Barcona durante el rodaje frente a las costas del sur de California. El Barcona se hundió y un tripulante del remolcador se ahogó.


USS Bolster (ARS 38)

El barco de salvamento y salvamento BOLSTER fue el primer barco de la Armada en llevar el nombre. El barco participó en las guerras de Corea y Vietnam y recibió siete estrellas de batalla por su servicio en Corea y ocho estrellas de batalla por el servicio de Vietnam. Después de más de 49 años de servicio, la BOLSTER fue dada de baja y eliminada de la lista de la Marina el 24 de septiembre de 1994. Desde entonces, está encerrada en la Flota de Reserva de Defensa Nacional, Suisun Bay, Benicia, California, a la espera de su disposición final. .

Características generales: Concesión: 7 de diciembre de 1943
Quilla colocada: 20 de julio de 1944
Botado: 23 de diciembre de 1944
Asignado: 1 de mayo de 1945
Retirado: 24 de septiembre de 1994
Constructor: Basalt Rock Co., Napa, California.
Sistema de propulsión: Diesel eléctrico.
Hélices: dos
Longitud: 213,6 pies (65,1 metros)
Manga: 43 pies (13,1 metros)
Calado: 13,1 pies (4 metros)
Desplazamiento: aprox. 1.900 toneladas
Velocidad: 16 nudos
Armamento: dos cañones Mk-68 de 20 mm
Tripulación: 6 oficiales y 77 alistados

Esta sección contiene los nombres de los marineros que sirvieron a bordo del USS BOLSTER. No es una lista oficial, pero contiene los nombres de los marineros que enviaron su información.

Acerca del escudo de armas del barco:

El sello ilustra una serie de temas pertinentes y únicos para un barco de salvamento. El Navy Diver representa a los propios buzos y las capacidades de los equipos y sistemas del barco en aguas profundas. Flanqueando al buceador hay dos anclas Ells de 8000 libras, que simbolizan la misión principal de BOLSTER, el rescate de combate, que utiliza los anclajes Ells con juegos de Beach Gear en varios métodos de rescate. El barco remolcado representa a los marineros y su participación en las operaciones de remolque y su experiencia con el remolque de joyas y un extenso equipo de cubierta. Finalmente, estas tres representaciones se unen bajo el tridente.

USS BOLSTER fue construido por Basalt Rock Company a principios de 1945 en Napa, California. Fue llevada a Vallejo (Isla Mare) para su equipamiento y fue puesta en servicio el 1 de mayo de 1945. BOLSTER fue el primero de seis barcos de salvamento de combate. Estos barcos con casco de acero se `` consideraron tan valiosos que la doctrina operativa desarrollada durante la Segunda Guerra Mundial requería estacionarlos fuera de la zona de combate donde no estarían expuestos a peligros innecesarios pero estarían disponibles para cualquier situación de salvamento importante '', escribe el Capitán C.A. Bartolomé en su libro "Barro, músculo y milagros".

El tamaño de la tripulación era de aproximadamente 120 hombres, incluido el complemento de buzos, completo con algunas características únicas que se encuentran a bordo. Two fire monitors, capable of pumping out 4000 gallons of water per minute onto a flaming deck, aided in BOLSTER's rescue efforts. A full machine shop allowed patches to be cut and assembled, repairing damaged hulls long enough to return to port for any major repairs. The forward boom could lift up to 20 tons while the one aft, on the fantail, had a maximum lift of 8 tons. Also on the fantail was the Almon Johnson Towing machine which held 2100 feet of 2 inch wire rope capable of a maximum pull of 50 tons.

Further, in her salvage holds was an extensive inventory of portable salvage equipment- pumps, generators, and welding machines of various sizes that could be placed wherever needed. Plus, eight complete legs of beach gear, each capable of generating up to 60 tons of pulling power, were maintained onboard. BOLSTER could lift up to 150 tons off the bottom of the ocean with its main bow rollers and an additional 30 tons on its auxiliary bow rollers. A recompression chamber was available for treating diving related sicknesses and the MK-5 Surface Supplied Diving System was in use. Finally, the ship was outfitted with four 20mm anti-aircraft guns and one 40mm Bofors cannon.

BOLSTER'S expansive storage facilities allowed her to remain on station for over 40 days or travel over 9000 nautical mikes without replenishment.

The initial shakedown cruise was from Vallejo to San Diego. Determined fit for duty, BOLSTER picked up a floating drydock in Eureka, and headed for Hawaii. Performing several more towing jobs in the Hawaiian area, BOLSTER was in Pearl Harbor when the war ended. Then, leaving Hawaii, she sailed to Ulithi Atoll, where the fleet was assembled for the invasion of Japan. On to Okinawa and finally Yokosuka, Japan, BOSLTER began to raise scuttled Japanese ships from the bay, tow them to sea, and re-sink them.

Operating in Japanese watery for a year, followed by six months of repair and salvage duty in the Republic of the Philippines, BOLSTER transited east to her original homeport, Hawaii. For the majority of her service, BOLSTER was homeported in Pearl Harbor, rotating between overseas deployments which included Japan, the Philippines, Guam, Hong Kong, Taiwan, Korea, Australia, Vietnam, Fiji, the Marshall Islands, Alaska, California, and Washington.

During the Korean Conflict, BOLSTER towed and repaired battle-damaged vessels and acted as a screen. She was involved in the Inchon Landing (15 September 1950) and the Hungnam Evacuation (9-25 December 1950). She was awarded seven battle stars for her Korean service.

After the Korean Conflict, BOLSTER continued duties throughout the Pacific Ocean. In May of 1955, she was involved in operation Wigwam, a single detonation, deep submerged nuclear test operation occurring approximately 500 miles southwest of San Diego. BOLSTER's station was six miles upwind of the detonation point. Three hours after detonation, BOLSTER began retrieving submarine salvage pontons which had been 5000 to 11,000 yards from the detonation. BOLSTER towed two pontons to San Diego.

Throughout her history, BOLSTER has conducted countless salvage operations. In 1964, BOLSTER replotted the Philippine ship RAJAH SOLIMAN, and salvaged the USS FRANK KNOX (DD 742). During the Vietnam War, BOLSTER performed multiple salvage missions off the coast of Da Nang. The salvage efforts on the SEA RAVEN and EXCELLENCY occurred in 1965 and 1966. In 1973, BOLSTER worked with Air Force Pararescue Teams as the secondary recovery ship for Skylab 4. BOLSTER recovered the merchant ship LINDENBERY in 1975, rescued the USNS UTE (T-ATF 76) off the coast of mainland China in 1977, and in 1978 took under tow the USS PREBLE (DDG 46), which was adrift northeast of Oahu and brought her safely back to port after an open ocean transit.

In 1982, BOLSTER was tasked with salvaging a US Marine Corps F-4S in 225 feet of water just outside of the harbor in Subic Bay. The Navy's MK-12 Mixed-Gas diving rig (where divers breathe a mixture of helium and oxygen, allowing their bodies to perform at increasing depths) commenced its first working dive from the decks of the BOLSTER.

In June 1983, BOLSTER was assigned to Long Beach, California, at which time she also became a member of the Naval Reserve Force. Her armament and equipment was updated and the 40mm cannon and two of the 20mm guns were replaced by two .50 caliber machine guns. The divers received the technologically advanced MK-21 Surface Supplied Diving System and were now capable of going to depths of 190 feet below the surface. Four Caterpillar engines powered generators which in turn powered electric motors providing the BOLSTER with 3060 shaft horsepower.

For the next ten years until decommissioning, BOLSTER's operations have included numerous open-ocean tows of decommissioned cruisers, destroyers, frigates, repair ships, barges, and floating drydocks. In addition, BOLSTER regularly called upon to tow a decommissioned nuclear submarine from Rodman, Panama, to Puget Sound Naval Shipyard, Bremerton, Washington, a distance of almost 5000 miles.

In September 1994, the BOLSTER was decommissioned at Long Beach, California. Since then, she is laid up in the National Defense Reserve Fleet, Suisun Bay, Benicia, Calif., awaiting final disposal.

USS BOLSTER Image Gallery:

The photo below was taken by me and shows the BOLSTER laid up at Suisun Bay, Calif., on March 27, 2010, awaiting final disposal. The tug in front of BOLSTER is HOGA (YTM 146) - the last floating ship present during the attack on Pearl Harbor on December 7, 1941.


USS Jarvis

Post por Andy H » 27 Dec 2002, 16:46

USS Jarvis (Destroyer) was sunk on August 9th&#821742 by elements of the Japanese 25th Air Flotilla, with no survivors. One of the reasons given for the lack of survivors is that when sunk the Jarvis was on her way to Sydney to undergo repairs after an aerial torpedo badly damaged near Lunga Roads, and to lighten her all rafts and boats had been removed to lighten the ship. Surely there were less vital elements that could have been disposed off rather than the crew&#8217s means of survival if the ship sank? Also we are only talking about a destroyer that if lost wouldn&#8217t cause that much difference to the balance of power in the area, yet the crew seem to be expendable!

Does anyone now if any enquiry was held into the circumstances surrounding the loss of the crew of the Jarvis?

USS JARVIS

Post por Jack Nisley » 15 Jan 2003, 20:46

Post por Takao » 17 Jan 2003, 16:53

I have not heard of a formal inquiry being conducted. Several reasons could be given for a lack of survivors.
It has been surmised that The Jarvis's radios were out of commission. Communications with the ship were conducted by signal lamp or by personnel relaying messages to the ship. The USS Jarvis either did not send a distress call or such a call was never recieved. During the famous Battle of Savo Island, the Japanese spotted the ship and engaged her for a few minutes, but the Jarvis never sent any radio traffic concerning this engagement or warning of the Japanese prescence.
Most removable topside weight went over the side torpedoes and lifesaving equipment included. The Japanese torpedo hit forward of the bridge and caused considerable damage, from keel to her upperdeck. At best the destroyer could make only 10-12 knots, and any journey would be long and perilous.
The USS Hovey, a destroyer-minesweeper had been ordered to escort the USS Jarvis. Messages to this effect were relayed personally to the Jarvis XO during a meeting with Admiral Turner. A confirmation message was also passed by blinker light, around 2000, to the USS Jarvis(however, weather conditons were deteriorating and no one is sure if the message was recieved). A effort was made to hand deliever the confirmation message to the Jarvis two hours later, but the ship could not be found. The USS Hovey had problems fueling and arrived at 2330 to escort the Jarvis, but also could not find the destroyer. The Hovey searched till sunrise but found no trace of the ship.

As an aside, Japanese air recon had mis-identified the USS Jarvis as a battleship. So, instead of attacking the vulnerable transports, the Japanese planes attack a "battleship". This mis-identification probably caused her to recieve more than her share of attention from the attacking aircraft.


USS Jarvis (DD-38) with damaged bow - History

When the 7th of December 1941 was over, it was clear that the Japanese had delivered a tremendous blow to the United States. Five battleships were sunk or sinking, three destroyers were wrecked, a minelayer and target ship had capsized, two cruisers were badly damaged and many other ships needed repairs. Hawaii-based Navy and Army aviation was also greatly diminished, feeding a sense of defenselessness and defeat that greatly exceeded the realities of the situation.

Fortunately, the Japanese Navy's limited objectives, and limited resources, had left Pearl Harbor's industrial and logistics capabilities essentially intact. Repair efforts began almost immediately, with major salvage projects following as quickly as resources allowed. For the moment, however, with fires out and sunken ships awaiting salvors, Navy photographers, who had done such a remarkable job of recording the events of 7 December, continued their efforts to capture images of the results of the "Day of Infamy" to meet immediate official requirements, and the needs of posterity.

This page features views of damaged ships at Pearl Harbor in the days following 7 December 1941, and provides links to other images of this subject.

If you want higher resolution reproductions than the Online Library's digital images, see: "How to Obtain Photographic Reproductions."

Haga clic en la fotografía pequeña para abrir una vista más grande de la misma imagen.

Pearl Harbor Attack, 7 December 1941

View of "Battleship Row", probably taken on 8 December, the day after the Japanese raid, with USS Arizona (BB-39) still burning at right.
In the center is USS West Virginia (BB-48) sunk alongside USS Tennessee (BB-43). The capsized USS Oklahoma (BB-37) is at left, alongside USS Maryland (BB-46). A barge is outboard of Oklahoma , supporting efforts to cut free crewmen still trapped inside the battleship's hull.
In the far right distance is the hulk of the old minelayer Baltimore .

Fotografía oficial de la Marina de los Estados Unidos, ahora en las colecciones de los Archivos Nacionales.

Online Image: 84KB 740 x 610 pixels

Las reproducciones de esta imagen también pueden estar disponibles a través del sistema de reproducción fotográfica de los Archivos Nacionales.

Pearl Harbor Attack, 7 December 1941

Aerial view of "Battleship Row" moorings on the southern side of Ford Island, 10 December 1941, showing damage from the Japanese raid three days earlier.
In upper left is the sunken USS California (BB-44), with smaller vessels clustered around her.
Diagonally, from left center to lower right are:
USS Maryland (BB-46), lightly damaged, with the capsized USS Oklahoma (BB-37) outboard. A barge is alongside Oklahoma , supporting rescue efforts.
USS Tennessee (BB-43), lightly damaged, with the sunken USS West Virginia (BB-48) outboard.
USS Arizona (BB-39), sunk, with her hull shattered by the explosion of the magazines below the two forward turrets. Note dark oil streaks on the harbor surface, originating from the sunken battleships.

Fotografía oficial de la Marina de los Estados Unidos, ahora en las colecciones de los Archivos Nacionales.

Imagen en línea: 116 KB, 740 x 615 píxeles

Las reproducciones de esta imagen también pueden estar disponibles a través del sistema de reproducción fotográfica de los Archivos Nacionales.

Pearl Harbor Attack, 7 December 1941

Vertical aerial view of "Battleship Row", beside Ford Island, on 10 December 1941, three days after the Japanese raid.
Ships seen are (from left to right): USS Arizona , burned out and sunk, with oil streaming from her bunkers USS Tennessee with USS West Virginia sunk alongside and USS Maryland with USS Oklahoma capsized alongside.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Comando de Historia y Patrimonio Naval.

Online Image: 138KB 740 x 605 pixels

Pearl Harbor Attack, 7 December 1941

Vertical aerial view of the Pearl Harbor Navy Yard on 10 December 1941, showing damage from the Japanese raid three days earlier.
In upper center is the floating drydock YFD-2 , with the destroyer Shaw (DD-373), whose bow was blown off, floating at an angle at one end.
The torpedoed cruiser Helena (CL-50) is in Drydock Number Two, in center, for repairs. She was the first ship to use that newly constructed dock.
Drydock Number One is just below Drydock Number Two. It holds the relatively undamaged battleship Pennsylvania (BB-38) and the wrecked destroyers Cassin (DD-372), capsized, and Downes (DD-375).
Note dark oil streaks on the harbor surface.


The Worst Naval Loss in U.S. History That Never Was!

On the night of August 8-9, 1942 near the island of Guadalcanal, an Imperial Japanese Naval force of eight ships attacked a joint group of American and Australian cruisers and destroyers.

The Japanese force under Admiral Gunichi Mikawa would go on to defeat the Allied naval forces in what has been cited as the worst defeat of the U.S. Navy in a fair fight in history.

The Americans and Australians would receive a bloodied nose with over 1,000 sailors killed and several ships knocked out, and the Guadalcanal campaign’s early success or failure hung in the balance. Despite the losses, the damage could have been worse.

IJN Admiral Gunichi Mikawa

Fondo

The Guadalcanal Campaign in the Solomon Islands was put in motion for several reasons leading to the Allied landings on August 7, 1942 in which U.S. Marines attacked Japanese troops in one of the earliest land engagements between the Marines and Japanese in World War II.

The U.S. needed the Solomon Islands to be free of Japanese bases in order to secure clear shipping lanes between the U.S. mainland and Australia, which would serve as the major stepping off point for Allied offensives going forward.

U.S. Marines debark from LCP(L)s onto Guadalcanal on 7 August 1942.

Additionally, the Allies needed a base of operations from which to begin to retake the whole of the island chain and eventually eliminate the large Japanese base at Rabaul.

Japanese air attacks on the Guadalcanal invasion force had proven to be ineffective and so a bold plan was launched using Imperial Japanese Navy surface vessels to destroy the transports and their escorts at the island.

The carrier USS Enterprise under aerial attack during the Battle of the Eastern Solomons

Mikawa’s Trip Down “The Slot”

Admiral Mikawa assembled a task force of all his available warships at Rabaul for the strike. This task force consisted of five heavy cruisers including his flagship Chokai, two light cruisers, and one destroyer.

The plan was to use their superior night fighting training to gain the upper hand against the Americans, and limit traveling by daylight to avoid being spotted and attacked by Allied aircraft.

The task force rendezvoused before dark on August 7, 1942 in the northern portion of the Solomons near Cape St. George. Mikawa took the task force east of the island of Bouganville and then rested for several hours the following morning at Kieta.

Chōkai at anchor at Truk, November 20, 1942. Battleship Yamato can be seen in the left background.

He wanted to reduce his chance of being spotted before making his final approach down the area between Santa Isabel Island and the New Georgia group of islands, which was known as “The Slot.”

Despite his efforts, Mikawa’s fleet was spotted three separate times by Allied forces – once on the 7th by a U.S. submarine and then twice by Australian reconnaissance aircraft on the 8th. He realized that he’d been spotted but stayed the course, waiting for the cover of darkness.

Mikawa launched his own search planes to scout out the positions of the Allied ships near Guadalcanal. What they reported presented a grand opportunity for the Japanese fleet – the Allied ships were divided into two separate groups.

Approach route of Mikawa’s force from Rabaul and Kavieng (upper left), pausing off the east coast of Bougainville (center) and then traveling down The Slot to attack Allied naval forces off Guadalcanal and Tulagi (lower right)

The southern group of Allied ships were anchored near Guadalcanal itself but the northern group was off the island of Tulagi. Savo Island was situated to the west in the approach path to the Allied ships.

This gave Mikawa the opportunity to engage each of the groups separately and destroy them in detail despite the Allies having numerical superiority.

However, the most worrisome incident for Mikawa occurred only a few hours before the attack, when the task force spotted the American destroyer Azul on patrol several miles out.

HMAS Canberra (center left) protects three Allied transport ships (background and center right) unloading troops and supplies at Tulagi.

Mikawa had his ships reduce their speed to keep their wake to a minimum, but with their guns aimed at the lonely destroyer should it give any indication that they had been spotted.

Como Azul turned and sailed away on its sentry course, oblivious to its own near destruction, the task force increased its speed for its final approach at the Allied ships.

Chart of the disposition of ships the night of August 8.

A Perfect Storm of Errors

The Allied fleet assigned to protect the transports and Marines at Guadalcanal were certainly well equipped to deal with Mikawa’s threat. Unfortunately for the Allies, a series of poor decisions and communication led their defeat at Savo Island.

Vice Admiral Fletcher’s carrier group included three fleet carriers and their escort ships. Additionally, the transport escorts included six heavy cruisers, two light cruisers, and 15 destroyers.

The invasion force also had substantial aerial reconnaissance resources and submarines in the Solomons to keep them abreast of any threats.

Rear Admiral Victor Crutchley in 1942

However, following the air attacks on the invasion force the previous day, Fletcher chose to pull his carrier force out of operational range of Guadalcanal, fearing exposure to Japanese carrier aircraft after losing over a dozen fighters.

The escort cruisers and destroyers were then divided into three groups: the aforementioned north and south groups, and an east group to guard the approach to the area opposite of where Mikawa’s task force was heading.

The majority of the destroyers were stationed close to the transport ships out of fear of Japanese submarine attacks and were therefore lost from patrol rosters for the three groups.

View from the Japanese cruiser Chokai during the battle as aerial flares illuminate the Allied southern force.

Search planes covering The Slot had been requested, but Admiral John McCain Sr. had chosen for undisclosed reasons not to execute daylight searches of The Slot on the 8th, and failed to inform the fleet commanders of this.

Many of the crew on the ships in the Allied fleet, including the officers, were exhausted from the two days on full alert and from the tropical temperatures, so many were on Condition II meaning that 50% of the crew members were asleep on the evening and night of the 8th.

The three reports of the Japanese task force from the 7th and 8th weren’t evaluated by the Allied fleet commanders until the evening of the 8th and were discounted because of the false identification of a seaplane tender in the group.

The U.S. Navy heavy cruiser USS Chicago (CA-29) off Guadalcanal the day after the Battle of Savo Island, showing crewmen cutting away damaged plating to enable the ship to get underway.

The commanders felt that the presence of the tender indicated that the task force was not offensive in nature and because they had received no further reports of activity in The Slot, they disregarded it.

Allied commanders were unaware that while they were certainly poorly trained in night operations, the Japanese were conversely exceptionally well-trained and possessed the best night vision equipment of the time.

Lastly, the radar systems that the Allied commanders were relying on to warn of approaching Japanese ships had several flaws when operating near land, unbeknownst to the captains and crews of the vessels utilizing the systems. This is likely why Azul didn’t spot Mikawa’s task force.

The U.S. Navy heavy cruiser USS Chicago (CA-29) in drydock at Cockatoo Island Dockyard, Sydney (Australia), showing her damaged bow after damage sustained when torpedoed in the course of the Battle of Savo.

All Ships Attack

At one o’clock in the morning on the 9th of August, Mikawa’s task force passed south of Savo Island, heading directly for the southern group of the Allied escort ships.

He had sent float planes out in advance to drop flares on the Allied ships in order to improve his fleet’s targeting of their prey. At 1:33 Mikawa gave the order, “All Ships Attack!”

Much to Mikawa’s amazement, his fleet had completely surprised the Allied forces. The first ship spotted by the fleet was the destroyer Jarvis that was already damaged from previous action and Mikawa sent his sole destroyer to engage and destroy her.

Japanese artwork from during the war depicts the destruction of three U.S. cruisers by Japanese warships at Savo Island

In the southern group of Allied ships, the cruiser Australia had sailed away from the area towards the transports, leaving it with only two cruisers when Mikawa sailed into range and opened fire.

Within minutes the cruisers Canberra y Chicago were taken out of the fight with only Chicago able to manage a response with her secondary guns. Their escort destroyers were ineffective against the Japanese ships despite significant effort from Patterson.

Then Mikawa’s force turned north to meet the second group and unloaded on the unsuspecting cruisers Astoria, Quincy, y Vincennes. All three were sunk as a result of the intense battle, but several hits were scored on Mikawa’s fleet.

U.S. destroyers Blue and Patterson evacuate the crew from the burning Canberra

Withdraw or Press Your Luck

Mikawa held a meeting with his officers to discuss the next course of action. There was a very well represented discussion on the task force’s options following the successful engagement with the north and south groups.

One argument was to press the attack and destroy as many transports as possible before retiring back up The Slot towards Rabaul. This would derail the Allied plans for Guadalcanal, cost them considerable tonnage in transport ships, and deal a final decisive blow to the escort group assigned to protect it.

Imperial Japanese Navy heavy cruiser Aoba

The problem with this course was that it would take time and each moment brought daylight closer and the exposure to the U.S. carrier planes. Mikawa was aware that Japan could ill afford to lose its cruisers as no more were planned for production.

Furthermore, all the torpedo tubes would need to be reloaded, which was a time consuming operation in daylight let alone at night after a battle. Also, they had already expended much of their ammunition and pressing their luck might have left them little to defend themselves.

The Australian heavy cruiser HMAS Canberra (D33) sinking following the Battle of Savo Island in the Solomons.

Ultimately, Mikawa erred on the side of caution, satisfied that his bold move would slow the Allied buildup in the area. He was not willing to press his luck when he had a chance to slip away.

It was a shocking blow to the invasion force at Guadalcanal, but thanks to the fortuitous decision by Mikawa to withdraw, the now helpless transports supplying the U.S. Marines on the island were left intact.

Allied forces would dig in and slowly assert their dominance in the Solomons, bringing them closer and closer to Japan’s eventual defeat.


USS Buck (DD 420)


USS Buck (DD 420) on 11 September 1943. Photo from Vallejo Naval and Historical Museum

Completed in May 1940. On 22 Aug 1942, USS Buck (DD 420) (LtCdr L.R. Miller, USN) was rammed by the British liner Awatea in dense fog while escorting the convoy AT-20 from Halifax to Scotland. The impact on starboard side aft broke her keel, damaged both screws and seven men were lost. The destroyer was taken in tow by USS Cherokee (AT 66) and after four days reached Boston, where she was repaired until November 1942. In 1943 the destroyer participated in the landings of Sicily and Salerno. On 3 August 1943, while escorting a convoy of six Liberty ships from Sicily to Algeria, USS Buck (DD 420) (LtCdr M.J. Klein, USN) attacked and sank the Italian submarine Argento off Pantellaria in 36°52N/12°08E and took 45 men of her crew as prisoners.

USS Buck (DD 420) received three battle stars for her WWII service.

At 00.36 hours on 9 October 1943, U-616 fired a Gnat acoustic torpedo from the stern torpedo tube at USS Buck (DD 420) (LtCdr M.J. Klein, USN) on patrol off the Salerno beachhead about 50 miles south of Capri, Italy. The destroyer had picked up a radar contact and approached it at 25 knots, preparing a full pattern of depth charges, when the torpedo struck the starboard bow after a running time of 4 minutes 15 seconds. The explosion apparently ignited the forward magazine as two detonations occurred almost simultaneously, blew off the bow and wrecked the navigating bridge, killing the commander and all other officers on watch except one who was blown overboard. The crew tried to set the depth charges on safe but the destroyer sank with the stern raising high out of the water within four minutes after being hit. The starboard charges could not be secured and exploded after the ship sank, killing or wounding many men swimming or clinging to debris and rafts. As no distress signal were sent the loss of USS Buck remained unnoticed until a C-47 aircraft spotted the survivors the next morning and dropped three rubber life rafts. However, the first rescue vessel only reached the position more than 17 hours after the sinking. USS Gleaves (DD 423) (LtCdr B.L. Gurnette, USN) picked up 64 survivors and four bodies, but four men died shortly after being rescued and four more in a hospital ashore during the following days. USS Plunkett (DD 431) (Cdr E.J. Burke, USN) picked up five bodies and 13 survivors of whom one died aboard. One survivor was picked up by HMS Delhi (D 74) (Capt A.T.G.C. Peachey, RN) and the remaining survivors were picked up by HMS LCT-170. Almost all survivors were injured and had to be hospitalized when they were landed in Palermo on 10 October.

Location of attack on USS Buck (DD 420).

ship sunk.

If you can help us with any additional information on this vessel then please contact us.