Los nativos americanos obtienen la victoria en la batalla del capullo de rosa

Los nativos americanos obtienen la victoria en la batalla del capullo de rosa

Los nativos americanos Sioux y Cheyenne logran una victoria táctica sobre las fuerzas del general Crook en la Batalla de Rosebud, presagiando el desastre de la Batalla de Little Big Horn ocho días después.

El general George Crook estaba al mando de una de las tres columnas de soldados que convergieron en el país de Big Horn en el sur de Montana ese junio. Una gran banda de indios sioux y cheyenne bajo la dirección de Toro Sentado, Caballo Loco y varios otros jefes se habían congregado en el área desafiando las demandas estadounidenses de que los indios se limitaran a las reservas. El ejército vio la negativa de los indios como una oportunidad para lanzar un ataque masivo de tres frentes y obtener una victoria decisiva sobre los indios "hostiles".

La columna de Crook, que marchaba hacia el norte desde Fort Fetterman en el Territorio de Wyoming, se uniría a otras dos: la columna del General Gibbon que venía al este de Fort Ellis en el Territorio de Montana, y la fuerza del General Terry que venía al oeste de Fort Abraham Lincoln en el Territorio de Dakota. La fuerza de Terry incluía a la séptima caballería, que pronto sería famosa, bajo el mando de George Custer. Las vastas distancias y la falta de comunicaciones confiables dificultaban la coordinación, pero los tres ejércitos planeaban converger en el valle del río Big Horn y organizar un asalto contra un enemigo cuya ubicación y tamaño solo se conocían vagamente.

El plan se metió rápidamente en problemas. Mientras Crook se acercaba al Big Horn, sus exploradores indios le informaron que habían encontrado señales de una importante fuerza sioux que aún debía estar cerca. Crook estaba convencido de que los sioux estaban acampados en una gran aldea en algún lugar a lo largo de Rosebud Creek, al este del Big Horn. Como la mayoría de sus compañeros oficiales, Crook creía que era más probable que los indios huyeran que se pusieran de pie y lucharan, y estaba decidido a encontrar la aldea y atacar antes de que los sioux pudieran escapar al desierto. Los aliados indios de Crook (262 guerreros Crow y Shoshone) estaban menos seguros. Sospechaban que la fuerza sioux estaba bajo el mando de Crazy Horse, el brillante jefe de guerra. Crazy Horse, advirtieron, era demasiado astuto para darle a Crook la oportunidad de atacar una aldea inmóvil.

Crook pronto se enteró de que sus aliados tenían razón. Alrededor de las 8 a.m. del 17 de junio de 1876, Crook detuvo su fuerza de unos 1300 hombres en el cuenco de un pequeño valle a lo largo de Rosebud Creek para permitir que la retaguardia de la columna lo alcanzara. Los soldados de Crook desensillaron y dejaron pastar a sus caballos mientras se relajaban en la hierba y disfrutaban del aire fresco de la mañana. Los soldados estadounidenses estaban a la intemperie, divididos y desprevenidos. De repente, varios exploradores indios entraron al campamento a todo galope. "¡Siux! ¡Siux!" ellos gritaron. "¡Muchos sioux!" En cuestión de minutos, una masa de guerreros sioux comenzó a converger en el ejército.

Una fuerza de al menos 1.500 guerreros sioux montados tomó por sorpresa a los soldados de Crook. Crazy Horse había mantenido 2.500 guerreros adicionales en reserva para terminar el ataque. Afortunadamente para Crook, un segmento de su ejército no fue tomado desprevenido. Sus 262 aliados Crow y Shoshone habían tomado posiciones avanzadas a unas 500 yardas del cuerpo principal de soldados. Con asombroso coraje, los guerreros indios contraatacaron audazmente a la fuerza invasora mucho mayor. Se las arreglaron para frenar el ataque inicial el tiempo suficiente para que Crook reagrupara a sus hombres y enviara soldados para apoyar a sus aliados indios. La lucha continuó hasta el mediodía, cuando los sioux, tal vez con la esperanza de atraer al ejército de Crook a una emboscada, se retiraron del campo.

La fuerza combinada de 4.000 guerreros sioux había superado en número al ejército dividido y desprevenido de Crook en más de tres a uno. Si no hubiera sido por la sabiduría y el coraje de los aliados indios de Crook, los estadounidenses de hoy bien podrían recordar la Batalla del Capullo de Rosa como recuerdan la Batalla subsiguiente del Pequeño Gran Cuerno. Tal como estaban las cosas, el equipo de Crook estaba muy ensangrentado: 28 hombres murieron y 56 resultaron gravemente heridos.

Crook no tuvo más remedio que retirarse y reagruparse. Crazy Horse había perdido solo 13 hombres y sus guerreros se animaron por su exitoso ataque a los soldados estadounidenses. Ocho días después, se unirían a los miembros de su tribu en la Batalla del Pequeño Gran Cuerno, que acabaría con George Custer y su Séptima Caballería.

LEER MÁS: ¿Qué sucedió realmente en la batalla de Little Bighorn?


Lista de batallas ganadas por los pueblos indígenas de las Américas

La siguiente es una lista de batallas ganadas por los pueblos indígenas de las Américas:

    [1][2][3][4][5][6][7]
  • Captura de Fort Sandusky
  • Masacre de Oatman
  • Masacre del Sagrado Corazón
  • Sheteck Masssacre [5]
  • Masacre de Swansea
  1. ^"¡Battle of Bloody Run celebra su 250 aniversario! | Noticias de última hora". www.elmwoodhistoriccemetery.org. Archivado desde el original el 3 de abril de 2019. Consultado el 3 de abril de 2019.
  2. ^
  3. "Albuquerque Tribune Online". 2007-09-29. Archivado desde el original el 29 de septiembre de 2007. Consultado el 2 de abril de 2019.
  4. ^
  5. "Parque Estatal Devils Hole» Área de Patrimonio Nacional de las Cataratas del Niágara ". www.discoverniagara.org. Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2018. Consultado el 3 de abril de 2019.
  6. ^
  7. "Casa de bloques de Fort Pitt". Casa de bloques de Fort Pitt. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2019. Consultado el 3 de abril de 2019.
  8. ^ aB
  9. "La mayor victoria de los indios americanos olvidados: lo que significa ser americano". Archivado desde el original el 2 de abril de 2019. Consultado el 2 de abril de 2019.
  10. ^
  11. Hemming, John, 1935- (1970). La conquista de los incas. Londres: Macmillan. ISBN0333106830. OCLC106405. CS1 maint: varios nombres: lista de autores (enlace)
  12. ^
  13. Editores, History com. "Indios martillo a soldados estadounidenses en la batalla del capullo de rosa". HISTORIA. Archivado desde el original el 3 de abril de 2019. Consultado el 3 de abril de 2019. CS1 maint: texto adicional: lista de autores (enlace)

Este artículo sobre historia militar es un esbozo. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


Batalla del capullo de rosa

Dado el número de combatientes, la Batalla del Capullo de Rosa fue uno de los mayores enfrentamientos librados en las Guerras Indias. En la primavera de 1876, el ejército de los Estados Unidos salió al campo contra los Lakota (Sioux) y Cheyenne. Las tribus no habían recibido un ultimátum para regresar a sus reservas en las Dakotas y Nebraska después de que las negociaciones estadounidenses para adquirir las sagradas Black Hills fracasaran en el otoño de 1875. El general de brigada George Crook trasladó a 1.050 soldados y 260 exploradores Crow y Shoshone hacia el norte, en el Rosebud Valley, Territorio de Montana, después de que sus exploradores informaran una concentración significativa de Lakota y Cheyenne allí. La columna de Crook representaba una de las tres columnas tácticas colocadas en el campo en verano para descubrir a los nativos. El 17 de junio, un número aproximadamente igual de guerreros liderados por Crazy Horse asaltaron la fuerza de Crook a lo largo de Rosebud Creek. La confusa batalla sobre un terreno irregular se dividió en tres escaramuzas campales. Hubo numerosos actos valientes en ambos lados, incluida una niña cheyenne que rescató a su hermano después de que su caballo fuera disparado por debajo de él. * Después de seis horas y mucho tiro de plomo, los Lakota y los Cheyennes cancelaron la pelea que los valientes habían peleado contra Crook's. hombres a un punto muerto. La fuerza de Crook sufrió 10 muertos y 21 heridos, y los guerreros sufrieron bajas similares. Crook reclamó el día porque creía que había expulsado a los indios del campo, pero su reclamo estaba vacío. La pelea fue a lo sumo un punto muerto, y la columna gravemente afectada de Crook se retiró a su campamento base en Goose Creek, cerca de la actual Sheridan, Wyoming. Como resultado de la batalla, una de las tres columnas del ejército que convergían sobre los indios quedó efectivamente incapacitada y sacada de la campaña durante dos meses. Algunos dicen que la batalla preparó el escenario para la victoria india que involucró a muchos de los mismos guerreros ocho días después y a 30 millas de distancia, en la Batalla de Little Bighorn. Se ha culpado al menos en parte a Crook's pies por el desastre de Custer porque este último no logró derrotar a los indios, perseguirlos y posiblemente obligarlos al norte hacia otras columnas del ejército de los EE. UU. En cambio, según el razonamiento, la acción les dio a Lakota y Cheyenne un impulso psicológico. Pero otros académicos dicen que Crook está injustamente implicado en la muerte de Custer: el primero apenas tenía provisiones suficientes para sus soldados hasta el 18 de junio, lo que sugiere que habría tenido que cambiar de rumbo al día siguiente. Además, Crook no podría haber informado al general Terry, el oficial al mando de Custer, del resultado de la batalla lo suficientemente pronto como para ayudar a Custer. Para los historiadores de la batalla, así como para los nativos americanos de hoy, el capullo de rosa es reconocido como un capítulo positivo en la defensa Lakota y Cheyenne de sus tierras y formas de vida. Sin embargo, no fue una simple pelea entre blancos e indios. Para los Cuervos y Shoshones que buscaban a los estadounidenses, también era su batalla, contra los Lakotas y Cheyennes que estaban invadiendo su tierras y formas de vida.

* A partir de entonces, Cheyenne se refirió a la batalla como & # 34Donde la chica salvó a su hermano & # 34.
Ver tabla de tiempos de guerras indias.


La memoria y el capullo de rosa

Buffalo Calf Road Woman viaja para llevar a su hermano Cheyenne caído a un lugar seguro durante la Batalla del Capullo de Rosa del 17 de junio de 1876.

Frank Standing High, de la colección Paul L. Hedren

El general de brigada George Crook usó exploradores Shoshone y Crow en su batalla contra los cheyennes del norte y los lakotas en el río Rosebud en el territorio de Montana. (Biblioteca del Congreso)

Entre las ironías de la sangrienta y transformadora Gran Guerra Sioux de 1876 Es la manera diferente en la que los sobrevivientes indios —lakota sioux, cheyennes del norte, shoshones y cuervos— abrazaron su legado y recordaron sus campos de batalla. El giro no es más evidente que en la historia de la Batalla del Capullo de Rosa del 17 de junio, una pelea en expansión que involucra a todas esas tribus y que ocurre solo ocho días antes de la Batalla del Pequeño Bighorn. Las emociones se mezclaron entre los exploradores Shoshone y Crow del ejército. Los Shoshones lucharon junto a los soldados del general de brigada George Crook en el Rosebud, luego abandonaron la guerra y rara vez miraron hacia atrás. Después de todo, la guerra sioux en las llanuras del norte era un mundo aparte de la tierra natal de los Shoshones en Wind River en el territorio de Wyoming. Para los Cuervos, la proximidad resultó desconcertante. El choque de Little Bighorn, el más anunciado de los combates, se libró dentro de los límites de la enorme reserva indígena Crow en el territorio de Montana. Los guerreros cuervo buscaron a Crook, al general de brigada Alfred Terry, al coronel John Gibbon y al teniente coronel George Custer en 1876, pero por su postura y proximidad siempre se les ha relacionado con la historia de Custer y sus secuelas.

Por ambivalente pero comprensible que fuera el abrazo de los Cuervos a la Gran Guerra Sioux, su apego a ella no fue compartido por los guerreros Sioux supervivientes y sus descendientes. Por un lado, los sioux no viven en medio de los principales campos de batalla de la guerra. Más bien, la mayoría vive en reservas a cientos de millas al este de las Dakotas. Además, su atención histórica se centra en gran medida en otros lugares. Inmediatamente después del conflicto, algunos buscaron exiliarse en Canadá con Sitting Bull y Gall, mientras que otros, incluidos los que se alinearon con Crazy Horse, se rindieron en agencias en Nebraska y Dakota Territory. Ambos cursos fueron problemáticos. El exilio canadiense terminó de manera irregular el 19 de julio de 1881, cuando Toro Sentado se rindió en Fort Buford, Territorio de Dakota, el último miembro de su tribu en hacerlo. Mientras tanto, Crazy Horse fue asesinado con bayoneta en el Camp Robinson de Nebraska el 5 de septiembre de 1877, durante el fallido intento del Ejército de arrestarlo y trasladarlo a Florida. Para el resto de los sioux supervivientes, aquellos primeros días de la posguerra en las agencias resultaron poco más que ciclos de privaciones y humillantes cesiones de tierras. Si bien los sioux recuerdan a Custer y la guerra por Black Hills, su enfoque histórico principal está en Wounded Knee, el epílogo del 29 de diciembre de 1890 que resultó ser mucho más horrible que cualquier cosa que ocurriera 14 años antes.

Crazy Horse reunió a los Lakotas en Rosebud, solo para morir bajo la custodia del ejército un año después. (Museo Gilcrease)

Los cheyennes del norte abrazaron la guerra sioux de manera diferente todavía. La guerra los agobió enormemente, en los ataques a las aldeas cheyenne en el río Powder en marzo y en el Red Fork de la pólvora en noviembre, y en el enfrentamiento posterior a Little Bighorn con los soldados en Warbonnet Creek en julio. Exiliados al Territorio Indio (actual Oklahoma) después de la guerra, hicieron un viaje de regreso desesperado hacia el norte, solo para ser ensangrentados nuevamente en 1878 cuando algunos escaparon de su encarcelamiento en el recién bautizado Fort Robinson. Cuando el gobierno de los Estados Unidos finalmente abrió una reserva para los cheyennes del norte en el territorio de Montana en 1884, esos firmes aliados de los lakotas se encontraron en medio de los campos de batalla de la guerra sioux. El lugar del choque final de la guerra —el 7 de mayo de 1877, la pelea de Muddy Creek o Lame Deer— fue construido casi de inmediato por la creciente comunidad de Lame Deer, sede tribal de la nueva reserva.

Al igual que los Cuervos, los Cheyennes del Norte también tenían en cuenta los puntos de referencia de la guerra y los campos de batalla sioux en su propio patio trasero. Si bien los vestigios de la pelea de Muddy Creek casi han desaparecido, justo al norte de Lame Deer se encuentran las veneradas Deer Medicine Rocks, un sitio con un significado espiritual para la guerra. Varias millas al norte es el sitio del místico campamento Sun Dance de Toro Sentado. Ambos tienen vistas al históricamente sublime Rosebud Creek, un curso de agua sin pretensiones que atraviesa la reserva india del norte de Cheyenne de sur a norte, sus aguas con destino al río Yellowstone.

Otro fenómeno de posguerra con resonancia duradera fueron las numerosas entrevistas realizadas a los supervivientes. Con miras a preservar la historia, interlocutores como Walter Mason Camp, Eli S. Ricker, Hugh L. Scott, Thomas Bailey Marquis, John Stands in Timber y otros buscaron participantes y testigos, indios y blancos por igual, y grabaron sus historias. El Little Bighorn invariablemente dominó muchos relatos, pero algunos veteranos, particularmente los indios, no pudieron relacionar su participación en esa gran pelea sin antes reconocer episodios anteriores, que se remontan a la saga del Northern Cheyenne Chief Old Bear y la pelea de Powder River al comienzo de el conflicto de meses. Mucho se debe a los entrevistadores, intérpretes y veteranos que compartieron de buena gana sus relatos de victoria y derrota. Las generaciones posteriores se enriquecen para siempre con su colaboración. Las historias de Rosebud son ilustrativas.

Como la proximidad ata a los cuervos inexorablemente al Little Bighorn, los cheyennes del norte están vinculados de manera similar al Rosebud, un extenso campo de batalla a millas de la frontera sur de su reserva. La afinidad del norte de Cheyenne por el capullo de rosa tiene varias raíces. A principios del siglo XX, sus antepasados ​​colocaron monumentos de piedra en el campo de batalla para conmemorar encuentros memorables. Colocaron uno de esos mojones en una característica conocida como la Brecha, en el lado este del campo, para honrar a un joven guerrero asesinado allí. Según cuenta la historia, el hermano privado del niño hizo un voto de suicidio en honor a su hermano y murió en los combates en Little Bighorn ocho días después. Desafortunadamente, el mojón se perdió en el tiempo cuando ese rincón del Gap se transformó en un prado de heno.

Los cheyennes del norte también colocaron piedras donde el capitán Guy V. Henry recibió un disparo en la cara, cayó de su caballo y apenas sobrevivió a la pelea. Las graves heridas de Henry se produjeron en el margen sur de Kollmar Creek, un drenaje intermitente que atraviesa de manera llamativa el campo de batalla. Los cheyennes y los sioux casi destruyeron a las tropas que luchaban con Henry y su comandante de batallón, el teniente coronel William B. Royall, por lo que el mojón superviviente también sirve como un severo monumento a una lucha crítica casi ganada.

Buffalo Calf Road Woman & # 8217s rescate del hermano Chief Comes in Sight conmovió a los Cheyennes, recuerdan la pelea de Rosebud como la & # 8220Batalla donde la niña salvó a su hermano. & # 8221 (Colección Paul Hedren)

Entre otros episodios heroicos que ocurrieron durante la batalla de Rosebud, ninguno es tan dramático como el momento en que una hermana salvó a su hermano. Al principio de la lucha en la Brecha, tres guerreros, dos cheyennes y un sioux, atravesaban el sorteo, tal vez como una prueba de coraje o simplemente buscando capturar caballos de caballería asegurados detrás de imponentes rocas. Los tres se enfrentaron al duro fuego enemigo, y cuando se volvieron, uno de ellos, un cheyenne llamado Chief Comes in Sight, fue arrojado cuando una bala rompió la pata trasera de su caballo, enviándolo a dar una voltereta. Chief Comes in Sight aterrizó de pie y comenzó a correr, zigzagueando para evitar rondas entrantes. Los soldados fueron tras él. Otro Cheyenne montado, White Elk, se estaba preparando para atraer el fuego del soldado y ayudar a su amigo a escapar cuando vio una figura esbelta a caballo, corriendo desde las líneas indias directamente hacia el guerrero desmontado. Cuando la jinete alcanzó al hombre en pie, ella hizo girar su caballo, él saltó detrás de ella y los dos se alejaron al galope. Solo entonces White Elk reconoció a Buffalo Calf Road Woman, la esposa cheyenne del guerrero Black Coyote y hermana del Jefe Comes in Sight. En medio de una lluvia de balas, hermana y hermano escaparon ilesos. Si no hubiera sido por el valor intrépido de su hermana, el Jefe Viene a la Vista seguramente habría sido asesinado.

El rescate del Jefe Comes in Sight fue tan honorífico como sorprendente. Buffalo Calf Road Woman fue la única mujer que cabalgó desde la aldea india esa mañana para enfrentarse a Crook. La madre de dos hijos de 26 años era una excelente jinete y una guerrera intrépida. En virtud de su mera presencia en la aldea de Old Bear en el río Powder ese mes de marzo, ella, su esposo Black Coyote y su hermano Chief Comes in Sight habían sido arrastrados a la Gran Guerra Sioux. Buffalo Calf Road Woman luchó de nuevo, en el Little Bighorn, pero el Rosebud fue su momento característico. Durante generaciones, desde entonces, sus actos heroicos han inspirado a los artistas indios a representar la escena, desde el arte de libros de época hasta las bellas artes modernas. Mientras Crook reclamó la victoria en Rosebud porque sus tropas ocuparon el campo de batalla al final del día, los cheyennes del norte lo recuerdan como una victoria india, es decir, como la "Batalla donde la niña salvó a su hermano".

Otro episodio en el Gap, aunque mucho menos valeroso, fue revelador en otro sentido. Jack Red Cloud, el hijo de 18 años de Oglala Chief Red Cloud, se había unido a la confederación de Toro Sentado ese mes de mayo, justo antes de la Danza del Sol. Al principio de la pelea de Rosebud, los exploradores de cuervos dispararon al caballo de Jack Red Cloud desde debajo de él. (El joven estaba llamativamente, aunque tontamente, llevaba el gorro de guerra de plumas de águila de su padre y llevaba un rifle Winchester ornamentado grabado que le había sido entregado a su padre en la Casa Blanca un año antes). Tirado al suelo, Jack no se detuvo para quitarlo. la brida de su poni muerto, un acto de rectitud que se espera de los guerreros, incluso frente al mortífero fuego enemigo. En cambio, el joven asustado echó a correr de inmediato, y su gorro de guerra que fluía atrajo una atención desmesurada.

No tan heroico fue Jack Red Cloud & # 8217s llorando, suplicando y pérdida de su famoso padre & # 8217s warbonnet y rifle a manos del explorador Cuervo Bull Doesn & # 8217t Fall Down. (Museo Nacional del Indio Americano)

Alertados por la ráfaga de plumas, varios exploradores Cuervo vieron a Jack. Uno de ellos, Bull Doesn't Fall Down, señaló al joven que huía como particularmente digno de un golpe. Atropellándolo a caballo, Bull Doesn’t Fall Down azotó a Jack severamente con su quirt, reprendiéndolo como un cobarde por no quitarse las riendas y por huir presa del pánico, y luego amonestando al adolescente por llevar las plumas de un verdadero guerrero. El joven Nube Roja lloró y suplicó misericordia. Bull Doesn’t Fall Down y su compañero guerrero Along the Hills confiscaron el capo de guerra y el rifle del joven Oglala, y luego, en una elocuente expresión de desprecio, lo dejaron ir. Fue una humillación peor que la muerte.

En ese momento, Crazy Horse y otros dos cargaron para recoger al joven Red Cloud. Jack y su padre eran miembros de la influyente banda Bad Face de Oglalas, personas profundamente comprometidas con la preservación de las viejas costumbres. El amigo y compañero guerrero de Crazy Horse, He Dog, también era miembro de la banda, y cuidarnos el uno al otro, incluso en una circunstancia tan humillante, era una virtud fundamental. Aún así, ninguno de los salvadores de Jack lo miraría después, avergonzándolo por haberse derretido en lágrimas ante sus enemigos.

Cheyenne Two Moon (a la izquierda) y Crow Bull Doesn & # 8217t Fall Down estuvieron entre los veteranos que asistieron al 50 aniversario de Rosebud. (Monumento Nacional Little Bighorn Battlefield)

La humillación de Jack Red Cloud en Rosebud tuvo un epílogo. En 1926, en medio de los eventos que marcaron el 50 aniversario de la pelea de Little Bighorn, los veteranos indios de edad avanzada celebraron su propia reunión en la Crow Agency. Presente entre el contingente sioux de Pine Ridge estaba Jack Red Cloud, de 68 años, que para entonces era un jefe Oglala. También asistió el explorador de Crook Bull Doesn't Fall Down, el cuervo desdeñoso que había contado con el golpe de Jack y lo reprendió abiertamente por su comportamiento irresponsable en 1876. Al darse cuenta de que Jack cruzaba el amplio círculo del campamento, Bull Doesn't Fall Down caminó rápidamente hacia arriba a él, sacó un quirt y, a la vista de todos, azotó juguetonamente al viejo jefe sioux, digno y completamente asustado. Jack se sentó quieto y orgulloso, soportando la broma sin signos externos de humillación o ira. Los espectadores estaban desconcertados hasta que Bull Doesn’t Fall Down explicó su encuentro 50 años antes en el Rosebud. El Cuervo luego convocó gentilmente un cochecito lleno de regalos y se los presentó a Jack. Los dos se dieron la mano y Jack exclamó: “¡Aho! ¡Aho! ("¡Gracias! ¡Gracias!") Ante la cálida aprobación de sus compañeros Lakotas. Al menos estos cuervos y sioux ya no eran enemigos.

Como en el Gap, la acción en Kollmar Creek ocasionó varios episodios distintivos, quizás ninguno más emocionante que la fuga del guerrero cheyenne Limpy, de 18 años. Durante alguna escapada de la infancia, el joven guerrero se había roto la pierna, compensando desde entonces los huesos que habían sido mal asentados, de ahí su nombre. Independientemente, Limpy luchó con tanta valentía como cualquier otro guerrero en Rosebud.

Esa mañana, al sur de Kollmar Creek, cuando un grupo de soldados se retiraba a pie hacia el este, Limpy y otros cinco cheyennes montados presionaron los casacas azules. Ansiosos por contar el golpe, prestaron poca atención a su entorno. De repente, un grupo de soldados apareció en su flanco izquierdo, disparando mientras avanzaban. Los jinetes de Cheyenne optaron por hacer una carrera por una colina a unas 200 yardas hacia atrás, el guerrero Young Two Moon sugirió que deberían dispersarse, para evitar hacer un gran objetivo fácil. Uno por uno, cada uno se fue, evadiendo con seguridad a los soldados. Luego llegó el turno de Limpy.

El más joven del grupo, amablemente fue el último y apenas había salido cuando una bala alcanzó a su pony. El caballo se volvió loco, pataleando, saltando y finalmente derribando a su jinete, antes de caer muerto. Afortunadamente para Limpy, cerca había un grupo de monolitos de arenisca, algunos tan altos como un hombre, otros tan altos como un caballo, y todos brindaban una buena cobertura en un terreno que de otro modo estaría expuesto. Dirigiéndose a las rocas, el joven guerrero acababa de llegar a su refugio cuando pensó en su brida, una fina montada con dólares de plata que le había dado un tío. No dispuesto a soportar la vergüenza de perderlo, corrió hacia su pony muerto y comenzó a tirar del casco en medio del fuego enemigo sostenido. "Las balas volaban sobre mi cabeza", recordó Limpy.

Desde la distancia, Young Two Moon vio la difícil situación de Limpy, y que los exploradores del Ejército montados corrían hacia él, con el objetivo de matar y contar un golpe. Saliendo a caballo para rescatar a su compañero guerrero, Young Two Moon llegó a Limpy, pero el niño lisiado no pudo saltar sobre el lomo del pony, y los dos se separaron nuevamente. Con el enemigo acercándose, Limpy se acercó cojeando a una de las rocas de arenisca más pequeñas y trepó sobre ella. Young Two Moon luego montó por segunda vez, y esta vez desde su posición, Limpy pudo trepar al lomo del pony. Cabalgando en doble, los cheyennes escaparon, Limpy agarrando tanto su arma como la preciada brida. Pronto se hizo cargo de un caballo capturado y partió de nuevo con sus cinco compañeros. Uniéndose a otro grupo de indios, en su mayoría cheyennes, los seis se lanzaron nuevamente a la pelea.

Cuando era joven, Charles Limpy (a la derecha) demostró su valía en el Rosebud a pesar de su pierna rota. (Monumento Nacional Little Bighorn Battlefield)

La historia de Limpy también tuvo un epílogo ambientado en los tiempos modernos. En 1934, para conmemorar el 58 aniversario de la Batalla del Capullo de Rosa, el capítulo Billings de las Hijas de la Revolución Americana develó un monumento de piedra y bronce en lo alto de una loma en la Gran Curva del Capullo de Rosa. El marcador fue uno de una ola de monumentos orquestados por el DAR nacional para marcar esos sitios históricos estadounidenses. Sin embargo, por más imponente que fuera, más sorprendente fue la presencia de cuatro ancianos: Beaver Heart, Louis Dog, Wheezer Bear y Charles Limpy del episodio "Limpy's Rocks" en 1876. Los cuatro habían viajado desde la reserva de indios Cheyenne del norte para el inauguración. Un quinto anciano, Kills Night, estaba ciego y enfermo y permaneció en su casa cerca de Busby, lamentando su incapacidad para asistir. Todos eran veteranos de la batalla de Rosebud, reconocidos como los últimos cheyennes que habían luchado tanto allí como en Little Bighorn. Tres llegaron vestidos con atuendos históricos y, según un reportero de La Gaceta Billings, todos estaban de buen humor. Esa tarde brillante y calurosa, los cuatro cheyennes marchitos compartieron sus historias de la pelea, agregando al rico tapiz del Rosebud.

Cronistas como Thomas Bailey Marquis y John Stands in Timber capturaron y publicaron relatos similares del norte de Cheyenne, perpetuando aún más el legado tribal del lugar. Para esos cuatro ancianos y todos los cheyennes del norte, entonces como ahora, el lánguido Rosebud Creek y el campo de batalla circundante siguen siendo terreno sagrado, tanto en la proximidad física como en el santuario de su memoria colectiva.

Paul Hedren, un historiador y superintendente retirado del Servicio de Parques Nacionales, extrajo estas historias de su próximo libro Rosebud, 17 de junio de 1876: Preludio del Little Big Horn. Para obtener más información, consulte Hedren's Guía del viajero sobre la Gran Guerra Sioux: Campos de batalla, fuertes y sitios relacionados de la mayor guerra contra los indios de Estados Unidos.


Toro Sentado

Toro Sentado (1831-1890) fue un jefe nativo americano Lakota y el último jefe en rendirse al gobierno de los Estados Unidos. Un gran líder militar, las tribus Sioux de las Grandes Llanuras se unieron bajo su liderazgo, culminando en las Grandes Guerras Sioux de la década de 1870 (que incluyó la Batalla de Little Bighorn de 1876).

Vida temprana

Toro Sentado, o Tatanka Iyotanka, nació en 1831 en lo que hoy es el estado de Dakota del Sur. Desde los 14 años, luchó y cazó por su tribu Lakota. Tomó como su padre, Returns-Again, quien era conocido como un gran guerrero.

No pasó mucho tiempo antes de que Toro Sentado también se hiciera conocido por su valentía. Mucho de esto se demostró en su lucha para detener la implacable expansión occidental de Estados Unidos, que se dirigió directamente a los territorios de los nativos americanos. En la década de 1860 se encontró por primera vez con los colonos blancos. Las interacciones fueron principalmente levantamientos y batallas, lo que a veces resultó en que otras tribus fueran enviadas a reservas. En 1864 participó en la Batalla de Killdeer Mountain, y la lucha continuó hasta la década de 1870.

Choque de culturas y el pequeño Bighorn

A medida que el territorio de los Estados Unidos se extendió, Toro Sentado y los nativos americanos se trasladaron más al oeste. Esto logró dos objetivos: evitar el avance de los colonos blancos y acercarse a las manadas de búfalos.

Red Cloud, el jefe antes de Toro Sentado

Red Cloud, el jefe antes de Toro Sentado, se volvió impopular entre muchos debido al tratado de Fort Laramie, que obligó a muchos nativos americanos a hacer reservas. En marcado contraste, Toro Sentado asumió un papel de liderazgo en los levantamientos contra el gobierno de Estados Unidos durante este período. En parte debido a la popularidad de esto, saltó a la fama como curandero, y fue nombrado 'jefe principal de la nación Lakota' en 1868. Todo esto hizo que un encuentro violento e importante con las tropas estadounidenses fuera casi inevitable.

La situación se agravó cuando se encontró oro en Dakota del Sur y rsquos Black Hills. Estas colinas fueron definidas como tierra sagrada para los nativos americanos en el tratado de Fort Laramie, pero el gobierno y los buscadores estadounidenses ignoraron esto y planearon apoderarse del área en disputa. También proclamaron que los Lakota tenían que estar en reservas para 1876.


Charla: Batalla del capullo de rosa

El artículo recuerda que aunque Reno había contado solo 10 muertos, las investigaciones posteriores contarían 28. Creo que, dado que esto menciona los hasta 56 heridos, también debería mencionar los hasta 28 muertos.

Este artículo es francamente racista, especialmente el pasaje de "la primera vez que las tribus mostraron cohesión luchando juntas". ¿Qué clase de tontería colonialista es esta? -VictoryBlood 09:18, 10 de diciembre de 2006 (UTC) Estoy de acuerdo. Este artículo está completamente sesgado. Está narrado exclusivamente desde la perspectiva de los angloamericanos. No representa los puntos de vista de nuestro pueblo en absoluto. Perdimos muchas almas valientes en la batalla ese día, y que sea trivializado de esa manera es repugnante. Debería haber una revolución entre la comunidad de Wikipedia. ¿Por qué deberíamos dejar que estos extranjeros bárbaros nos sigan presionando? Robaron nuestras tierras, masacraron a nuestra gente, destruyeron nuestra religión, explotaron nuestra cultura, profanaron nuestros lugares sagrados y nos expusieron a enfermedades a las que no teníamos inmunidad. No podemos dejar que reescriban nuestra historia. Ya es hora de que esos visitantes del otro lado del océano nos muestren algo de respeto. Debemos afirmarnos como los herederos de la gloriosa civilización de nuestros antepasados. Debemos obligarlos a reconocer que somos los verdaderos guardianes de la tierra, que como visitantes, pueden usarla si lo desean, pero su uso debe contar con nuestra aprobación expresa. EightDeer 17:57, 10 de diciembre de 2006 (UTC)

EightDeer suena un poco demasiado militante y fuera de tema. Todo el artículo necesita ser reescrito, pero ¿continuar con tal proclamación? muy raro. Sin embargo, su respeto por nuestra cultura e historia es admirable. Acción militante con necesidad militante, la necesidad es la aprobación y la aspiración del pueblo, no veo a Pine Ridge levantarse en armas en rebelión, ni a Quito en un incendio revolucionario, por eso el método violento es ilegítimo, ni menos práctico. Revolución con necesidad, no con deseo.

Los historiadores sioux Stanley Vestal, Robert Utley y Dee Brown tendrían que estar en desacuerdo con lo que está escrito como resultado de este conflicto. Todos afirman claramente que los "casacas azules" se retiraron y "a pesar de las afirmaciones de Crook, la verdadera victoria, tanto táctica como estratégica, estaba en manos de los indios". (Utley, 2008)

El canal de historia realizó un documental donde pruebas arqueológicas y testimonios de soldados indios y estadounidenses respaldan que Crazy Horse derrotó a la fuerza Crook (cuyo explorador indio le salvó la vida durante la batalla) y los obligó a retirarse dejando el campo abierto para que los nativos americanos regresaran y ayudaran en el Batalla del Little Bighorn. —Comentario anterior sin firmar agregado por 195.23.133.163 (charla) 18:22, 13 de mayo de 2009 (UTC)

"first time tribes showed cohesion fighting together" Native American fighting was based on brave individual and small group actions, contrasting to American large unit tactics arising from Civil War experience. It is hardly an insult. SGGH ping! 11:06, 14 August 2009 (UTC)

It is hardly racist to claim that native tribes were in the habit of fighting each other prior to the arrival of white men. And that it was unusual for previously warring tribes to form an alliance.

Nevertheless, Indian warriors proved (not for the first time) that knowing how your enemy has displayed himself can win a battle. I think this discussion is a little overblown, and the article, although maybe in need of an edit, should basically stand as it is now.

The subtext of the argument, that Indians are somehow perfect lovers of the land, in balance with nature, is in conflict with the evidence that they caused the extinction of much of the large fauna that previously inhabited the Americas. Kadathdreamques (talk) 21:15, 22 November 2009 (UTC)

Although there can be legitimate debate as to which side won this battle, that victory would merely be a Tactical victoria. In no way can this be considered a Strategic victory for either side. Strategy is about winning, about winning the war, not the battles. The Native Americans lost this war and lost it rather quickly. They won many battles and piled up many tactical victories, but they lost the war. Their loss was strategic.

At the Battle of Cannae, Hannibal won one of the greatest tactical victories in recorded history. Yet the victory was hollow because Hannibal failed to achieve Strategic Victory by defeating ROME and not too many years later the Punic Wars resulted in a complete and utter defeat of Carthage--A strategic victory for the Romans.

The U.S. fought a great number of land, sea and air battles in Viet Nam. Our side scored tactical victories in most all of them. But in 1975 we lost the war. We failed at Strategic Victory while our opponents--the North Vietnamese--achieved a great Strategic Victory.

There is a distinct and unassailable difference between Strategic and Tactical Victory. Great Sioux War of 1876-77 was a strategic defeat for Native Americans, no matter how you want to re-interpret history. --Mike Cline (talk) 15:51, 1 September 2009 (UTC)

It was Sitting Bull who realized there was no way for Indians to win a war against the US. He understood that although they could win tactically, there was no strategic victory possible. I doubt he used those words, or thought in those terms though. Kadathdreamques (talk) 21:34, 22 November 2009 (UTC)

I find it interesting that the name of the "Indian scout" who saved Crook is not listed in these comments. Since he wasn't Lakota, is this not a form of racism as well? Part of the problem with the primary source of this entry is that it is old and little or nothing of the Indian side was obtained. It took over a century for their side (mostly correct) of the Little Bighorn battle to be confirmed. Military reports of the time were self-serving as well. It needs a re-write for the brave men and woman who fought in this battle that laid the foundations of the Indian victory at The Little Big Horn. — Preceding unsigned comment added by 65.66.32.228 (talk) 13:32, 25 July 2011 (UTC)

Lets face it, much of this is from a book written over 50 years ago, hence distorted and bias, but apparently still a primary source. Few of the "facts" have ever very been carefully examined and properly recorded. The same history in relation to Custer and the Little Big Horn, has been rewritten so many times and examined so closely they can tell you how many gum wrappers were left behind since 1876. This prime cause and prelude to the more famous, yet also poorly analyzed, disaster (or victory) at the Little Big Horn is in much need of a good unbiased overview and rewrite by some competent historian, who might leave his mark doing so. —Preceding unsigned comment added by Newmans2001 (talk • contribs) 03:02, 25 October 2010 (UTC)

I have just added archive links to one external link on Battle of the Rosebud. Tómese un momento para revisar mi edición. You may add <> after the link to keep me from modifying it, if I keep adding bad data, but formatting bugs should be reported instead. Alternativamente, puede agregar <> to keep me off the page altogether, but should be used as a last resort. Hice los siguientes cambios:

Cuando haya terminado de revisar mis cambios, configure el comprobado parámetro a continuación para cierto o fallido para informar a otros (documentación en <> ).

A partir de febrero de 2018, las secciones de la página de discusión "Enlaces externos modificados" ya no son generadas ni supervisadas por InternetArchiveBot . No se requiere ninguna acción especial con respecto a estos avisos de la página de discusión, aparte de la verificación regular utilizando las instrucciones de la herramienta de archivo a continuación. Los editores tienen permiso para eliminar estas secciones de la página de discusión "Enlaces externos modificados" si quieren ordenar las páginas de discusión, pero consulte el RfC antes de realizar eliminaciones sistemáticas masivas. Este mensaje se actualiza dinámicamente a través de la plantilla <> (última actualización: 15 de julio de 2018).

  • Si ha descubierto URL que el bot consideró erróneamente muertas, puede informarlas con esta herramienta.
  • Si encuentra un error con algún archivo o con las URL mismas, puede corregirlo con esta herramienta.

I have just modified one external link on Battle of the Rosebud. Tómese un momento para revisar mi edición. Si tiene alguna pregunta, o necesita que el bot ignore los enlaces, o la página por completo, visite este sencillo FaQ para obtener información adicional. Hice los siguientes cambios:

Cuando haya terminado de revisar mis cambios, configure el comprobado parámetro a continuación para cierto o fallido para informar a otros (documentación en <> ).

A partir de febrero de 2018, las secciones de la página de discusión "Enlaces externos modificados" ya no son generadas ni supervisadas por InternetArchiveBot . No se requiere ninguna acción especial con respecto a estos avisos de la página de discusión, aparte de la verificación regular utilizando las instrucciones de la herramienta de archivo a continuación. Los editores tienen permiso para eliminar estas secciones de la página de discusión "Enlaces externos modificados" si quieren ordenar las páginas de discusión, pero consulte el RfC antes de realizar eliminaciones sistemáticas masivas. Este mensaje se actualiza dinámicamente a través de la plantilla <> (última actualización: 15 de julio de 2018).

  • Si ha descubierto URL que el bot consideró erróneamente muertas, puede informarlas con esta herramienta.
  • Si encuentra un error con algún archivo o con las URL mismas, puede corregirlo con esta herramienta.

"By the standards of Indian warfare, the Battle of the Rosebud was a long and bloody engagement." - needs references to "Indian warfare standards". It also seems questionable to make general value judgements about Indian Warfare are we are speaking of persons belonging to different tribes and it is unclear how they effect warfare of one another. --Rebentisch (talk) 14:12, 17 June 2019 (UTC)


Sioux and Cheyenne Native Americans score a tactical victory over General Crook’s forces at the Battle of the Rosebud, foreshadowing the disaster of the Battle of the Little Big Horn eight days later.

Battle of the Rosebud
Lakota Sioux Northern Cheyenne United States Crow Shoshoni
Commanders and leaders
Crazy Horse George R. Crook Plenty Coups (Crow) Washakie (Shoshoni)
Strength

Visions and Reconnaissance

The tribes had come together for a variety of reasons. The region containing the Powder, Rosebud, Bighorn, and Yellowstone rivers was a productive hunting ground. The tribes regularly gathered in large numbers during early summer to celebrate their annual sun dance ceremony. This ceremony had occurred about two weeks earlier near present-day Lame Deer, Montana. During the ceremony, Sitting Bull received a vision of soldiers falling upside down into his village. He prophesized there soon would be a great victory for his people.

On the morning of June 25, the camp was ripe with rumors about soldiers on the other side of the Wolf Mountains, 15 miles to the east, yet few people paid any attention. In the words of Low Dog, an Oglala Lakota: "I did not think anyone would come and attack us so strong as we were."

On June 22, General Terry decided to detach Custer and his 7 th Cavalry to make a wide flanking march and approach the Indians from the east and south. Custer was to act as the hammer, and prevent the Lakota and their Cheyenne allies from slipping away and scattering, a common fear expressed by government and military authorities. General Terry and Colonel Gibbon, with infantry and cavalry, would approach from the north to act as a blocking force or anvil in support of Custer's far ranging movements toward the headwaters of the Tongue and Little Bighorn Rivers. The Indians, who were thought to be camped somewhere along the Little Bighorn River, "would be so completely enclosed as to make their escape virtually impossible."


Native Americans score victory at the Battle of the Rosebud - HISTORY

The Battle of the Rosebud may well be the largest Indian battle ever fought in the American West. The monumental clash on June 17, 1876, along Rosebud Creek in southeastern Montana pitted George Crook and his Shoshone and Crow allies against Sioux and Northern Cheyennes under Sitting Bull and Crazy Horse. It set the stage for the battle that occurred eight days later when, just twenty-five miles away, George Armstrong Custer blundered into the very same village that had outmatched Crook. Historian Paul L. Hedren presents the definitive account of this critical battle, from its antecedents in the Sioux campaign to its historic consequences.

Rosebud, June 17, 1876 explores in unprecedented detail the events of the spring and early summer of 1876. Drawing on an extensive array of sources, including government reports, diaries, reminiscences, and a previously untapped trove of newspaper stories, the book traces the movements of both Indian forces and U.S. troops and their Indian allies as Brigadier General Crook commenced his second great campaign against the northern Indians for the year. Both Indian and army paths led to Rosebud Creek, where warriors surprised Crook and then parried with his soldiers for the better part of a day on an enormous field. Describing the battle from multiple viewpoints, Hedren narrates the action moment by moment, capturing the ebb and flow of the fighting. Throughout he weighs the decisions and events that contributed to Crook&rsquos tactical victory, and to his fateful decision thereafter not to pursue his adversary. The result is a uniquely comprehensive view of an engagement that made history and then changed its course.

Rosebud was at once a battle won and a battle lost. With informed attention to the subtleties and significance of both outcomes, as well as to the fears and motivations on all sides, Hedren has given new meaning to this consequential fight, and new insight into its place in the larger story of the Great Sioux War.


The Battle of Tippecanoe

From the time of the first English colonial settlement of pilgrims in America, the struggle of the Native American tribes to maintain control of their land had greatly intensified with more of the tribal lands being confiscated by increasing numbers of white settlers. By 1811, frontiersmen and women had settled upon much of the eastern United States and moved west into the northern section of what was then called Indiana Territory inhabited by the Shawnee tribe and their leader, Tecumseh. 1 The Battle of Tippecanoe took place on November 7, 1811 at Prophetstown in Indiana territory, where Tecumseh and his men were met by United States forces, in a land struggle between the two. 2

Located in the Wabash Valley, the village of Tippecanoe was established in the 1700s as a trading post, before being demolished in 1791 in an attempt to rid the area of Natives, leaving it open to “white settlers”. 3 Just ten years later, William Henry Harrison became governor of Indiana Territory and was assigned the undertaking of encouraging American settlers to Indiana Territory and acquiring the ownership of the land throughout the territory from the Natives. 4 As white settlers began to move west, inhabiting much more Native land, Shawnee leader Tecumseh saw a need to gather forces in hopes of keeping the United States at bay. In 1808, Tippecanoe was resurrected once more by Tecumseh and his brother Tenskwatawa (known as the Prophet) , naming it Prophetstown, where they would soon establish the Indian confederacy. 5

As the governor of Indiana Territory, William Henry Harrison was well known by many tribal leaders, including Tecumseh. 6 Meeting numerous times, Governor Harrison not only promoted peaceful coexistence within Indiana Territory, but also throughout the whole of America. 7 He openly spoke of the mistreatment of the Natives by the United States and urged Congress to take honorable action that would not further damage the United States/Native relations. 8 Despite William Henry Harrison’s outspoken loyalty to the Native tribes, his ultimate goal was to secure statehood for Indiana Territory, which meant greater white settlement as opposed to Native settlement. 9 In 1811, Governor Harrison asked the United States government for permission to act against the Natives who were opposing the United States’ westward expansion, and was granted consent that year. 10

Once consent was received, William Henry Harrison began to organize a militia of one-thousand men with the hopes of attacking the village of Prophetstown while Tecumseh was away to obtain more aid for the Native cause and Tenskwatawa was left to lead the confederacy. 11 By November 6, 1811, the United States militia was mobilized and Harrison met with Tenskwatawa’s delegates in order to urge peaceful agreement between the opposing forces and action was delayed until a formal meeting could be arranged for the following day. 12 Both leaders leery of one another, Harrison advised his troops of the necessity of alertness throughout the night a conflict became imminent. 13

Against the instructions from Tecumseh, Tenskwatawa ordered the Indian Confederacy to launch an attack on the United States forces mobilized at Prophetstown, awaiting formal negotiations. 14 With the promise by Tenskwatawa that no harm would fall upon the Natives by the United States Army during the struggle, the confederacy prepared for an offensive. 15 In the early morning hours of the 7 th of November, Tecumseh’s comrades blindsided Harrison’s men as they slept. dieciséis

Awakened to find the Native American soldiers’ attack upon them, William Henry Harrison’s men responded quickly, and gunshots were fired into the chaos. 17 Many of those fighting for the United States had never engaged in battle prior to this day, yet instinctively fought off the tribal warriors. 18 Outnumbered and with little strategy, the 500 Natives fought hard against the troop of settlers as the sun rose, and within two hours they had managed to kill or wound over 188 of their opposers. 19 Even with the casualties that Harrison and his men had sustained, the Natives’ will was greatly damaged by their own losses and it was clear that the offensive was lost. 20 Feeling betrayed by Tenskwatawa’s promises of no harm being laid upon them by Harrison’s men, the Natives turned against him depriving him of his former authorities and threatening him with death. 21 As Harrison once again mobilized for what he believed was an impending response from Tecumseh, the Natives fled from the village of Prophetstown to care for those who were injured. 22

In February of 1812, Tecumseh arrived in Prophetstown to find the aftermath of the unsuccessful Battle of Tippecanoe. 23 Tecumseh knew that the United States Government’s opposition towards the Natives was growing and that attempting to regain strength and accomplish what was originally sought was no obtainable any longer. 24 He and others still loyal to him agreed to join the British Armed Forces during the War of 1812 against the United States aiding in the capture of Detroit and continuing to fight on behalf of the British until his untimely death in 1813. 25

Tenskwatawa, himself had lost much during the fateful battle on November 7, 1811, including the respect of his brother, Tecumseh. 26 He was condemned by his former followers and left to seek protection within other tribes whom had not been involved in the Battle of Tippecanoe. 27 With very few loyal followers remaining at his side, he traveled the northern part of America until his death in 1836 at the age of 61. 28

Since the first English settlers came to the New World in 1614, the Natives control of land their ancestors had once held dear was quickly being torn from their grasps and falling into the hands of white settlers. By 1811, the influence of the settlers could be seen across the eastern borders and to what is now known as Indiana as land quickly became states of the Union. Tecumseh and his men, growing tired of their homes being taken from them, formed an army, strengthened by foreign allies, to oppose the expansion of the United States.

Covered in darkness before the first sunlight of November 7, 1811, Tecumseh’s brother Tenskwatawa urged their men to launch an attack on Harrison’s army, tricking them to believe that they were not destined to fail. Although unsuccessful in the attempt to drive the settlers from their land, the ambush did signify the important tensions within the two societies and the inevitable conflict which would ensue within the next year.

Adam Jortner, The Gods of Prophetstown: the Battle of Tippecanoe and the Holy War for the American Frontier , (Oxford New York: Oxford University Press, 2011), 201.

“ The Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, https://www.princeton.edu/

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

“ Our History, Indiana: William Henry Harrison,” Accessed on February 24, 2014, http://web.ics.purdue.edu/

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

Adam Jortner, The Gods of Prophetstown: the Battle of Tippecanoe and the Holy War for the American Frontier , (Oxford New York: Oxford University Press, 2011), 145.

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

Adam Jortner, The Gods of Prophetstown: the Battle of Tippecanoe and the Holy War for the American Frontier , (Oxford New York: Oxford University Press, 2011), 145.

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

“ History of the Battle of Tippecanoe,” Accessed on February 24, 2014, http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

Jortner, Adam. The Gods of Prophetstown: the Battle of Tippecanoe and the Holy War for the American Frontier. Oxford New York: Oxford University Press, 2011.

Princeton University. “The Battle of Tippecanoe.” Accessed on February 24, 2014. https://www.princeton.edu/

Purdue University. “Our History, Indiana: William Henry Harrison.” Accessed on February 24, 2014. http://web.ics.purdue.edu/

Tippecanoe County Historical Association. “History of the Battle of Tippecanoe.” Accessed on February 24, 2014. http://www.tcha.mus.in.us/battlehistory.htm .

The White House. “William Henry Harrison.” Accessed on February 24, 2014. http://www.whitehouse.gov/about/presidents/williamhenryharrison .

Paper written and submitted to American Military University on February 24, 2014


Indian Wars and the Year of Custer: The Rosebud Defeat and Custer

The flawed strategy of General Crook lead to his defeat in the Battle of the Rosebud and contributed to Custer’s demise at the Battle of the Little Bighorn.

The Battle of the Rosebud on June 17, 1876 cannot be considered an isolated confrontation between the US army and the Native Americans it was tasked to defeat and force onto reservations established by the government. In light of what was to follow in the weeks after the Rosebud, serious doubts were cast on the army’s knowledge and ability to force one of the largest Native American villages in recorded history to submit to defeat. The mistakes made on that day indirectly led to George Custer’s loss at the Battle of the Little Bighorn.

A Flawed Battle Strategy at the Rosebud

Following the Battle of the Rosebud, Crook wanted to continue along Rosebud Creek in search of the Indian village that supposedly was nearby. He assumed that such a village had prompted the Sioux and Cheyenne to attack him at the start of the Rosebud battle in its defense. No such village existed on Rosebud Creek. It was, in fact, located twenty miles away on the Little Bighorn River.

Crook was saved from finding that out firsthand. His scouts refused to accompany him in search of the camp for fear they would be ambushed along the way. He also had many wounded soldiers in his command and was very low on rations and ammunition. As a result, Crook was forced to return to his base camp, dozens of miles to the south. He had planned to wait there for supplies and reinforcements before continuing his pursuit of the Indians. Crook would not take to the field again until August of 1876 and was of no benefit to Custer or Terry during the Battle of the Little Bighorn.

Crook’s Empty Victory

Crook would later boast in a dispatch to his superior, General Phil Sheridan, that he was victorious in driving the enemy from the field during the Battle of the Rosebud. Although the Indians had withdrawn, they had done so on their own terms while suffering only minor losses. His objectives of pressing the Indians into submission or assisting other commanders in the field to do so were lost. The reality was that Crook had suffered a defeat and his men knew it. After the battle, they began to secretly call him “Rosebud George.”

One of his subordinate officers, Captain Anson Mills, later wrote “all of us made very brief reports of the battle, having little pride in our own achievement.” The New York Herald echoed Mills’ sediments in a scathing editorial: “the retreat of Crook southward after the battle left Sitting Bull free to choose the future seat of his operations, making him a very ‘unknown quantity’ indeed.” Crook’s hope of overshadowing his dismal defeat in the Battle of Powder River was also gone. The only objective obtained over that engagement was to account for all of his dead and wounded after the fighting had stopped.

For Custer, Too Little Too Late

The true value of Battle of the Rosebud was the intelligence Crook gained about the size and ferocity of his enemy. However, no direct communication occurred between him and the other commanders involved in the 1876 offensive against the Sioux. Crook instead warned Sheridan of the Indians’ ability to fight who, in turn, attempted to relay the information to Terry, Custer, and Gibbon closing in on the same Indian village from the north. Unfortunately, they did not receive it until it was too late. George Custer and the Seventh Cavalry would suffer one of the worst defeats in the history of the army on June 25, in part because they had no idea just how big the hornet’s nest Crook had stirred up was. General Terry did not receive Sheridan’s dispatch concerning the Battle of the Rosebud until June 30.


Ver el vídeo: Historia Genética de los Nativos Americanos